Local

Una 'número cuatro' con la que echar el ancla en la calle Ferraz

Conservar o no el número tres. Con esa incógnita viajaron los socialistas andaluces a Madrid el pasado viernes. Más que el puesto del organigrama, su prioridad era que las competencias autonómicas quedasen en manos del PSOE-A. Mar Moreno es clave para ello. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 07:29 h.

TAGS:

Conservar o no el número tres. Con esa incógnita viajaron los socialistas andaluces a Madrid el pasado viernes. Más que el puesto del organigrama, su prioridad era que las competencias autonómicas quedasen en manos del PSOE-A. Mar Moreno es clave para ello y también para buscar un anclaje sólido de los andaluces en Ferraz.

"No descartamos nada a priori". Ésa era la respuesta que daba Luis Pizarro, secretario de Organización del PSOE-A, cada vez que se le preguntaba por la Secretaría de Relaciones Institucionales y Política Autonómica de la dirección de Zapatero, la que conquistó Andalucía a través del fallecido Alfonso Perales en el Congreso Federal de 2004. Aunque la recuperación de la figura de la Vicesecretaría General para José Blanco en este 37 Congreso la relega al cuarto puesto, la prioridad de los socialistas andaluces seguía siendo ésa. En este mandato están en juego el desarrollo de los estatutos de autonomía y la reforma de la financiación, con intereses en ocasiones enfrentados a los de otras comunidades socialistas, como Cataluña.

Para que Mar Moreno se encargue de esta área Manuel Chaves tendrá que hacer una crisis de Gobierno sólo dos meses después de haber conformado su Ejecutivo y haberle dado a Moreno la Consejería de Obras Públicas. En los planes de la diputada jienense no estaba instalarse en Madrid. A primera hora de la tarde del sábado su prioridad seguía siendo el Gobierno. Así se lo expresó con claridad a Zapatero. Emplearse en la gestión era su objetivo para esta legislatura, después de haber pedido ser relevada de la Presidencia del Parlamento andaluz, donde estuvo entre 2004 y 2008 y de haber rechazado dar el salto a la política nacional en las elecciones, cuando decidió quedarse en Andalucía y no ocupar escaño en las Cortes.

Fuentes socialistas aseguran que, a la hora de definir el perfil para el puesto, Rodríguez Zapatero apostó por Mar Moreno. En la resistencia inicial de ésta a aceptarlo habrían pesado tanto su interés por no abandonar la gestión de Obras Públicas -con un equipo recién compuesto- como el hecho de que su salto pudiese volver a poner en ella el foco en clave sucesoria. Ayer, cuando los periodistas le preguntaban sobre si ella era una apuesta personal de Zapatero, respondía con claridad: "Tengo la suerte de tener la confianza de José Luis Rodríguez Zapatero y de Manuel Chaves". Citó al presidente andaluz en todas sus respuestas ante los periodistas. "Está claro que este carro anda con esas dos ruedas", dijo sobre los dos líderes socialistas.

En la dirección del PSOE-A también niegan que en el fichaje de Moreno pueda haber algún tipo de lectura sucesoria esbozada desde Ferraz. Fuentes de la dirección insisten, de hecho, en que Manuel Chaves fue clave para que Moreno se decidiese a dar el sí a Zapatero. "No se sabe si será o no la sucesora en un futuro, pero si lo es lo será de la mano de Chaves", aseguraron. La "sintonía", añaden, es "plena".

En el entorno de Moreno confirman que sin los argumentos que el presidente de la Junta le dio en la tarde del sábado la todavía consejera de Obras Públicas no habría aceptado ocuparse de sus responsabilidades en Ferraz. "Fue decisivo", confirman.

En el PSOE-A ven en Moreno una oportunidad de que en un mismo perfil se identifiquen los intereses de las direcciones regional y federal. Que la número cuatro del partido no sea vista como una mera pieza de Chaves en Madrid ni tampoco como un proyecto de Zapatero en Andalucía, sino algo más que ambas cosas. No en vano Moreno aterriza en la política nacional sin dejar la autonómica: mantendrá su acta de diputada en el Parlamento andaluz. Fuentes socialistas sostienen que podría tener escaño en el Senado.

Junto a Moreno, Cándida Martínez y Soledad Cabezón tendrán resposabilidades de área en la Ejecutiva federal (Educación y Cultura y Políticas de Igualdad). José Andrés Torres Mora tendrá respnsabilidades ejecutivas en Cultura y Javier Barrero será vocal. Fuentes socialistas ven en el ascenso de este último una puerta a la renovación en la dirección provincial de Huelva. Él ayer no descartaba nada.

  • 1