Local

Una obra de la Junta impide que se celebre el mercadillo de Alcosa

Los 500 vendedores ambulantes afirman que exigirán ante los tribunales los 250.000 euros que han perdido

el 14 feb 2010 / 20:14 h.

TAGS:

Los vendedores alertaron a los clientes con un cartel.

Unas obras que la Junta de Andalucía realiza en el Parque Alcosa impidieron ayer el mercadillo que se celebra en el barrio desde hace 30 años, al bloquear la última entrada que quedaba e impedir la entrada a los vendedores, que lamentaron que no se hubieran atendido sus reiterados avisos para no bloquear una actividad "que da trabajo a 500 familias". Los 250.000 euros que calculan que han perdido serán exigidos en los tribunales, y planean una manifestación si no hay una solución inmediata, según explicó el presidente de la Asociación de Comerciantes Ambulantes -ACA-, Antonio Maya.

Los vendedores se quejaron ayer de que llevan "más de año y medio sufriendo continuos atropellos, cortes de los accesos, destrozos del suelo y de los equipamientos del mercadillo", ya que el vallado perimetral y los cúmulos de tierra de las obras habían bloqueado tres de las cuatro entradas al solar en el que se instalan los puestos ambulantes.

La ACA se puso en contacto con la Empresa Pública del Suelo de Andalucía, EPSA, responsable de las obras, para pedirle que se respetase esa última entrada, y esta empresa de la Junta accedió en presencia de un representante municipal, según la ACA. Pero el viernes los vendedores pudieron comprobar que la entrada se había tapado "sin previo aviso". Trataron de desmontar las vallas, pero la Policía lo impidió.

La ACA contactó con EPSA, que los ha convocado a una reunión hoy mismo pero no evitó que ayer no pudieran montar sus tenderetes. A las seis de la mañana, cientos de furgonetas se apelotonaron junto al solar sin poder entrar. "Aquí viene gente de Sevilla y la provincia, pero también de Cádiz, Córdoba y lugares alejados", se quejaba ayer Maya.

Actitud "xenófoba". Los ambulantes llegaron a calificar la actitud de la Junta como "delictiva por su componente xenófobo, por los daños económicos hacia el vendedor y por la vulneración de los derechos de los consumidores", según explicaron en un comunicado en el que achacan esta situación a la "incompetencia y mala organización de EPSA y de la empresa que realiza las obras".

"Al no avisar se ha hecho un gran daño a los clientes, porque no les podemos explicar por qué no se ha montado el mercadillo. Y la semana que viene vendrán, o no vendrán", temen los vendedores, que recuerdan que el mercadillo de Alcosa reúne a "miles de personas" cada domingo.

Muchos vendedores tienen género perecedero al que no pudieron dar salida, y todos perdieron las ventas del día porque no tenían otro sitio al que marcharse, ya que los clientes no lo sabrían. Los vendedores sólo pudieron colocar una pancarta para que los compradores supieran que el domingo 21 sí habrá mercadillo, si para entonces se ha reabierto el acceso al solar.

"Si a esto le unimos la crisis y la nueva normativa de la Junta que obliga a sortear cada cuatro años los puestos que ocupamos de toda la vida, van a conseguir acabar con los vendedores ambulantes", se quejaba Maya.

El delegado de Infraestructuras para la Sostenibilidad, Antonio Rodrigo Torrijos, al que los vendedores enviaron de inmediato una carta en la que dejaban "en sus manos" solucionar una situación "con tintes racistas y de abuso hacia los más débiles", mostró en un comunicado su "total solidaridad con todos los afectados y su disconformidad con una medida que ocasiona graves daños y perjuicios, tanto a los vendedores como a los usuarios". Su área intentaba ayer contactar con EPSA para fijar una reunión hoy mismo a la que tenía previsto acudir el vicegerente de Urbanismo para desbloquear el problema.

  • 1