Local

Una parada de coches de caballos limita la visión de la estatua del Papa

El Ayuntamiento no eliminará aún la señalización y lo deja en manos de la buena voluntad de los cocheros

el 18 ago 2012 / 17:27 h.

TAGS:

Hace tan sólo unos días que la ciudad homenajeaba a Juan Pablo II con la inauguración de un monumento en su honor en la Plaza Virgen de los Reyes. Seis años habían tenido que pasar para que desde el Ayuntamiento se encontrara una ubicación definitiva a una escultura con la que los sevillanos querían agradecer al Papa las dos visitas que realizó a la ciudad y que aguardaba provisionalmente en el interior de la Catedral.

Lo que nadie se percató a la hora de elegir este espacio junto a la fachada del convento de la Encarnación fue que su instalación ocupaba un acerado situado junto a uno de los espacios destinados a la parada de coches de caballos, limitando la visión frontal de la estatua dedicada a Karol Wojtyla.

No fue hasta la mañana de este jueves cuando los ciudadanos pudieron advertir esta problemática de primera mano. Lo cierto es que, desde que se inaugurara en la noche del 14 de agosto y con motivo de la procesión de la Virgen de los Reyes del pasado miércoles, la plaza había tenido limitado su acceso por la disposición del vallado que se instaló para la salida de la patrona, aunque la placa que señalizaba la parada seguía ubicada en su lugar habitual, justo delante del retablo dedicado a la imagen fernandina.

La disposición de los coches ofrece una imagen singular del monumento del Papa, ocultando casi por completo el pedestal que lo alza. Su autor, Juan Manuel Miñarro, ya indicó que la estatua estaba pensada con idea de que pudiera ser contemplada en su conjunto por los ciudadanos. Esto es, con una visión completa de la misma que, gracias a su ubicación, permitiría que se pudiera rodear. Algo que de momento parece difícil de cumplir por la presencia habitual de los cocheros en esta zona de gran atractivo turístico.

El Ayuntamiento señaló ayer estar al tanto de esta situación, aunque no se llegó a precisar si modificarán el lugar actual en el que se ubica la parada de los carruajes. Mientras se determina un posible traslado de la señalización, desde el Gobierno municipal se confía en que sea la buena voluntad de los cocheros la que permita que no se obstaculice la visión del monumento, dejando libre este espacio de la plaza.

  • 1