Local

Una pareja divorciada se turnará para vivir con los hijos en el domicilio familiar

El juez los obliga a vivir cada seis meses con los hijos, que permanecerán en el domicilio familiar.

el 13 feb 2011 / 20:03 h.

TAGS:

El Juzgado de Familia número 7 de Sevilla ha dictado una sentencia en la que obliga a una pareja divorciada con cuatro hijos, tres de ellos menores y un cuarto que acaba de cumplir la mayoría de edad, a turnarse en el uso de su vivienda cada seis meses, en los que el miembro de la pareja que ocupe el piso familiar asumirá la custodia de los cuatro hijos, mientras que el otro progenitor "tendrá durante ese tiempo el derecho y la obligación de relacionarse, comunicar y permanecer con sus hijos en la forma que convengan, procurando salvaguardar que se mantenga una saludable y flexible vinculación paterno y materno filial".

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez Francisco Serrano determina que los hijos permanezcan en el inmueble "mientras no se proceda a la liquidación de la sociedad de gananciales", mientras que el progenitor, al que temporalmente no le corresponda estar con ellos, será el que deba abandonar la vivienda, aunque podrá permanecer con sus hijos en fines de semana alternos desde el viernes a la salida del colegio hasta la entrada del lunes en sus respectivos centros escolares. Además, permanecerán en su compañía las tardes de los miércoles desde la salida del colegio hasta la mañana del jueves, en que los devolverá a la entrada de clase.

cerca del domicilio. El juez establece que sea el padre quien en primer término abandone el inmueble y alquile una vivienda que reúna las condiciones "idóneas" para cubrir las necesidades de sus hijos, en cuanto a mobiliario, dormitorios y servicios, todo ello dentro del mismo entorno urbano y, "en todo caso, en el lugar más próximo al domicilio de la familia". En este sentido, ordena que, transcurrido el primer periodo de seis meses "y siempre" que a la mujer le corresponda vivir fuera de la vivienda familiar, ésta se trasladará al inmueble alquilado por su marido, "quien seguirá obligado a seguir pagando las rentas en concepto de contribución a las cargas familiares", ya que el padre cobra 6.000 euros mensuales frente a los 1.400 euros de la madre.

En concepto de contribución a las necesidades alimentarias de los hijos, el juez Serrano determina que ambos progenitores asuman los gastos ordinarios que se devenguen durante los periodos en que los hijos estén a su cargo. Además, asumirán por mitad los generados por educación, incluidas matrículas, clases particulares, libros y materiales.

  • 1