Local

Una paz social en tiempos de crisis que vale 19.000 millones

Junta, sindicatos y empresarios cierran el VII Acuerdo de Concertación Social, tras meses de negociación, que se firmará el día 24.

el 17 nov 2009 / 22:15 h.

TAGS:

El ex presidente bético Hugo Galera.
Manuel Pastrana (UGT) y Francisco Carbonero (CCOO) estaban ayer por la mañana en Cádiz manifestándose contra la patronal por incumplir los convenios colectivos, y por la tarde se sentaron con el presidente de esa patronal, Santiago Herrero, para ultimar, junto a la Junta, el VII Acuerdo de Concertación Social.

 

Sus relaciones "no están en el mejor momento", reconoció Pastrana. Y por eso destacaron el "enorme esfuerzo y ejercicio de responsabilidad" demostrado "a diferencia de lo que se ha hecho en el Estado", ¬recordó Carbonero (el diálogo nacional se rompió en verano) para cerrar un pacto llamado a guiar las políticas destinadas a reactivar la economía, crear empleo -o al menos frenar la sangría actual¬-, garantizar la atención social y reorientar el modelo productivo para salir de la crisis. 350 medidas a corto, medio y largo plazo a las que se destinarán 19.000 millones de euros hasta 2013 y que compromete a los agentes socioeconómicos y a la Junta a trabajar codo con codo y evaluar continuamente si lo pactado está sirviendo para algo.

Vincular todos los recursos públicos a la creación de empleo; reducir las ayudas a fondo perdido para empresas -sólo se darán para I+D durante la puesta en marcha de proyectos- y apostar más por préstamos reintegrables; líneas de avales para microempresas y autónomos; sostén social para las rentas más bajas; formación permanente de los trabajadores; y dar más peso a la innovación o las energías renovables en el modelo productivo ante la caída del ladrillo son algunas de las pocas medidas que los artífices del acuerdo quisieron concretar.

Se remitieron a la firma protocolaria que se celebrará el día 24 con el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y en presencia de todos los consejeros. Y es que si algo quisieron dejar claro ayer patronal y sindicatos, además de su "capacidad para compatibilizar el conflicto con el acuerdo" porque "Andalucía lo necesita", es la necesidad de que "todo" el Gobierno andaluz se comprometa al mismo nivel. Incluso Carbonero hizo un llamamiento a las fuerzas políticas para que tomen ejemplo y arrimen el hombro.

Aunque Martínez Aguayo aventuró que "no debe haber mucha insatisfacción" cuando se han firmado seis acuerdos antes que éste, el presidente de la patronal reconoció que "ha habido consejerías que se han sentido menos implicadas que otras" y avisó de que estarán "muy vigilantes" para se cumpla estrictamente lo pactado. En la memoria quedan las amenazas de ruptura protagonizadas antaño por la patronal a raíz de las reformas legislativas urbanísticas de la Junta.

Si UGT y CCOO se apuntaron en su haber de logros que "toda ayuda e incentivo económico esté ligado al compromiso empresarial de mantener y crear empleo", la CEA aplaudió las medidas dirigidas a "reforzar la actividad empresarial de sectores en crisis y a facilitar liquidez a las empresas". El consejero de Innovación, Martín Soler, recordó que ese espíritu ya inspiró una línea de ayudas creada este año para empresas viables pero con problemas coyunturales que han salvado 8.000 empleos y 150 proyectos, y señaló que esta reorientación de los incentivos prepara a Andalucía para el escenario de 2013, cuando deje de ser región objetivo 1 y disminuyan los fondos europeos.

Los sindicatos ven en el acuerdo el primer paso para reorientar el modelo productivo andaluz, al que culpan de la crisis, y la patronal defiende la "modernización económica andaluza" pero recuerda que el modelo productivo "cambia según tendencias y no por disposiciones normativas". Y un aviso: si se quiere que sectores como la innovación o las energías renovables sustituyan el peso del ladrillo en el PIB andaluz "hay que ser coherente y no cambiar las normas de juego para esas actividades cada día". En los últimos meses, el sector termosolar y eólico ha criticado los cambios normativos del Gobierno estatal sobre las primas para estas instalaciones.

"No estamos planteando en este acuerdo un nuevo modelo productivo, que no se cambia de la noche a la mañana ni es conveniente hacerlo, pero sí dar pasos para reorientarlo", aclaró la consejera de Economía. Todos coincidieron en que ayer se cerró "el mejor instrumento del que hemos sido capaces de dotarnos" para un momento difícil que impide hacer previsiones de futuro, incluso sobre creación de empleo.

  • 1