Local

Una recta final desapacible

el 21 abr 2011 / 20:22 h.

TAGS:

Virgen de los Desamparados y Cristo de los Afligidos.

Un Jueves Santo de interior. Las lluvias impidieron ayer la salida de la mayoría de las procesiones de la provincia, por lo que los vecinos tuvieron que conformarse con ver en el interior de las iglesias unos pasos que habían sido preparados con todo mimo.

Una excepción se vivió en Écija, donde no salió La Sangre pero sí El Confalón, este último sólo por su barrio, acortando en todo lo posible su estación de penitencia. De este modo, la Victoria, una de las áreas más castigadas por las inundaciones de diciembre de 2010, recibió la visita de la talla que, históricamente, sirve para pedir que llueva. Y vaya si llovió ayer en Écija. Hasta 31 litros por metros cuadrados, según confirmaban algunos hermanos del Confalón horas antes de la salida.En cambio, en Utrera, la lluvia hizo que La Trinidad y El Silencio decidieran suspender sus correspondientes estaciones de penitencia.

La primera cita del día estaba en la basílica de María Auxiliadora, desde donde tenía que ponerse en la calle La Trinidad, ya que su capilla está cerrada al culto por obras rehabilitación. La escena se repitió y, como sucedió en ese mismo lugar con Los Estudiantes el Martes Santo, los dos pasos que integraban el cortejo no pudieron cruzar el dintel de la puerta. Lo mismo ocurrió en la parroquia de Santiago el Mayor, desde donde debía salir El Silencio.

En Los Palacios y Villafranca, la llovizna pertinaz desde el mediodía y las clarísimas previsiones meteorológicas también disolvieron las dudas. De modo que la jornada giró en torno a las capillas. Por un lado, la de esta cofradía que iba a sacar a la calle al Cristo de la Veracruz y a la Virgen de los Remedios desde el Furraque. Por otro, la de Los Servitas. Entre las ofrendas florales de la mañana y la visita un tanto decepcionada de los fieles por la tarde, pasos, costaleros, penitentes y saeteros se confundían a media tarde.Entre tanto, en Dos Hermanas, La Cena que había salido el año pasado tras un lustro de prohibición del Arzobispado de Sevilla, no pudo sellar su confirmación este Jueves Santo.

"La gente tenía mucha ilusión por volver a salir por segundo año consecutivo, y por mucho que nos pidiera el cuerpo otra cosa, no podemos arriesgar las figuras, que son muy antiguas", argumentó el hermano mayor, Juan Bando. También se quedaron sin esa ilusión en la Veracruz. "Estamos inmersos en la reforma de la capilla, y por eso este año no había estrenos", comentó José Cardona, el hermano mayor. Lo que sí era ilusionante de esta salida es que era una de las dos corporaciones de Dos Hermanas que todavía no había incorporado nazarenas. Pero esta vez no fueron las reglas, sino el tiempo el que impidió ver a mujeres como nazarenas.

  • 1