lunes, 22 abril 2019
11:48
, última actualización
Local

Una red en la provincia pagaba por casarse con nigerianos

La Policía Nacional ha desarticulado una red que concertaba matrimonios de conveniencias para fomentar la inmigración ilegal y que tenía como centro de operaciones el área metropolitana de Sevilla. La organización reclutaba a españoles solteros a los que pagaba entre 2.000 y 3.000 euros para que se prestaran a contraer matrimonio.

el 15 sep 2009 / 19:25 h.

TAGS:

La Policía Nacional ha desarticulado una red que concertaba matrimonios de conveniencias para fomentar la inmigración ilegal y que tenía como centro de operaciones el área metropolitana de Sevilla. La organización reclutaba a españoles solteros a los que pagaba entre 2.000 y 3.000 euros para que se prestaran a contraer matrimonio.

La operación llevó a la detención en Sevilla de 11 personas por favorecer la inmigración ilegal a través de matrimonios de conveniencia, al haber organizado una red que captaba a los contrayentes en ambientes vinculados con la delincuencia y zonas con riesgo de exclusión social. La red concentraba toda su actividad en pueblos de la Gran Sevilla, como Dos Hermanas, San Juan de Aznalfarache, Tomares, Mairena del Aljarafe Bollullos de la Mitación o La Algaba, donde se han detectado hasta 53 casos de matrimonios fraudulentos entre españoles u otros ciudadanos comunitarios y nigerianos, según aseguró ayer la Jefatura de Policía Nacional.

Las investigaciones comenzaron a raíz del incremento significativo que se había detectado en Sevilla y su provincia de este tipo de enlaces. Las pesquisas se centraron en esclarecer los matrimonios que hubieran podido celebrarse en fraude de ley -más conocidos como matrimonios de conveniencia- y, sobre todo, en el hecho de que detrás de estos enlaces pudiera estar lucrándose una red organizada.

La forma de actuar consistía en la captación por parte de las mafias, o también de forma individual, de personas solteras, sean españolas o de la Unión Europea, a las que le ofrecían entre 2.000 y 3.000 euros para que se casaran para legalizar la situación de inmigrantes sin papeles. Las mujeres y hombres eran captados en ambientes relacionados con la delincuencia, entre toxicómanos o en estratos más deprimidos de la sociedad.

Una vez conseguida la pareja, el matrimonio se celebraba en ayuntamientos de la provincia. Habitualmente se efectuaban en localidades y fuera de la capital para no despertar sospechas. En ocasiones, los testigos, algunos de los cuales también estaban remunerados, han pasado a contraer matrimonio de conveniencia con otros ciudadanos nigerianos.

El fin último de la actividad ilícita es conseguir en las Oficinas de Extranjeros la autorización de residencia como familiar de residente comunitario. De las 53 bodas fraudulentas, siete fueron entre nigerianos y comunitarios y el resto fue con españoles. Los detenidos son cuatro nigerianos, dos holandeses y cinco españoles, uno de ellos con antecedentes por robos y tráfico de drogas.

Drogas. A uno de los detenidos, Francisco. R.Y., de 38 años, que fue captado por la organización y que había contraído matrimonio con una súbdita nigeriana a cambio de unos 2.500 euros, le constaba una orden de búsqueda e ingreso en prisión.

Además de la reclamación judicial que pesaba sobre esta persona y su presunta participación en la trama de matrimonios de conveniencia en la provincia, se le imputó un delito de tráfico de drogas, ya que en el momento de su detención los agentes de la Policía Nacional le intervinieron 326 gramos de hachís, 154 gramos de heroína, 85 gramos de cocaína y dos balanzas de precisión. Una vez tramitadas las diligencias policiales, los 11 detenidos en esta operación policial fueron puestos a a disposición de la Autoridad Judicial.

  • 1