Local

Una reforma fiscal concebida sólo para la crisis

Zapatero anunció ayer una auténtica reforma fiscal para las familias, por cuanto afecta a su principal desgravación, la vivienda, y las pymes, que ven recortado el impuesto que declaran por sus beneficios. Los peros, sin embargo, no faltan

el 16 sep 2009 / 02:39 h.

TAGS:

Zapatero anunció ayer una auténtica reforma fiscal para las familias, por cuanto afecta a su principal desgravación, la vivienda, y las pymes, que ven recortado el impuesto que declaran por sus beneficios. Los peros, sin embargo, no faltan.

El crédito hipotecario sobre la vivienda habitual constituye, al margen del llamado mínimo personal (3.400 euros con carácter general, que va aumentando conforme lo hace la familia), la principal vía de escape de las familias españolas a la hora de desgravar -es el derecho a compensar gastos y, por ende, a pagar menos al Fisco- y, además, la inversión que reporta el mayor volumen en las devoluciones -lo retornos al contribuyente por exceso de retenciones por parte de Hacienda-.

De hecho, cuando se aproxima el final de año, los expertos fiscales aconsejan siempre realizar una aportación económica adicional para amortizar (pagar el principal más el interés) antes la hipoteca hasta alcanzar el tope máximo de desgravación, fijado en 9.015 euros, siendo del 15% el beneficio fiscal.

En numerosos casos, los hogares cuentan con tal devolución para, en las fechas en que ésta llega, en vísperas del verano, irse de vacaciones. "Es como una paga extra más", comenta Antonio M., sevillano, empleado de banca, casado y con dos hijos.

Tan importante es el impacto de la ventaja tributaria por compra de una casa que hasta el propio Zapatero la cree el detonante de la "burbuja inmobiliaria" en épocas de Aznar.

Que a partir de 2011 se elimine la deducción fiscal para quienes compren una casa y tengan rentas brutas (no netas) superiores a los 24.000 euros persigue tres objetivos. El primero, un efecto llamada para adelantar las operaciones, con el fin de reducir el stock de vivienda existente en la actualidad, una de las causas del parón inmobiliario. El segundo, fomentar el alquiler, y para éste se incrementará la desgravación en el IRPF no sólo del arrendatario, sino también de las rentas que cosecha el arrendador. Y, por último, dar un nuevo espaldarazo a la VPO, pues el beneficio tributario se mantiene para las rentas más bajas.

Por un lado, que "gran parte" del excedente de viviendas corresponde a segundas residencias, y no a las habituales, que son las que dan derecho a desgravación. Por otro, la simple pregunta de ¿y después de 2011, qué pasará con el mercado inmobiliario? Y, por último, que la coyuntura actual no es precisamente boyante como para comprar en masa, al tiempo que el efecto llamada puede desencadenar ahora un nuevo repunte de precios. Son argumentos del profesor de la escuela de negocios Instituto Internacional San Telmo y asesor fiscal José Miguel Amuedo.

Bienvenida sea, agrega, la rebaja del Impuesto de Sociedades -el tipo de gravamen se recorta al 20% desde el 25% actual-, pues beneficia a las pymes y a los autónomos.No obstante, para declarar ese impuesto primero la sociedad ha de generar beneficios (las que registran pérdidas están exentas) y no puede haber recortado plantilla el año pasado. Es decir, que esta iniciativa, que en principio beneficia a la inmensa mayoría del tejido productivo andaluz, no contempla alivio alguno para las empresas que peor lo están pasando.

Dentro de la fiscalidad, un OK para el cheque transporte, que se basa en la filosofía del cheque restaurante (la empresa lo desgrava) y, al margen de ella, para los 2.000 euros de ayuda directa al comprar un coche aún queda la lidia entre Gobierno central y comunidades, pues éstas habrán de soltar una cuarta parte, cuando media decena de ellas ya tienen incentivos propios.

  • 1