martes, 20 noviembre 2018
05:26
, última actualización
Local

Una romería en pleno verano para la Virgen de Valme

El ambiente familiar y sin incidentes volvió a reinar a lo largo del camino que separa y une Dos Hermanas y Sevilla.

el 16 oct 2011 / 18:03 h.

TAGS:

La Virgen de Valme estuvo acompañada de miles de peregrinos durante su camino hasta Cuarto.

Tras una noche de vigilia y con los cohetes tronando desde las cinco de la mañana, la Virgen de Valme recibió en su día la más calurosa de las bienvenidas de sus protegidos de Dos Hermanas. En la plaza de la Constitución no cabía un alma cuando poco después de las ocho de la mañana la Virgen subía a su carreta para partir hasta Cuarto.

El colapso fue tal que el retraso acumulado de más de media hora, con una bulla de consideración que no avanzaba un milímetro, que fue el principal causante de que la Virgen llegara a su ermita una hora después de la prevista, a las dos y media de la tarde. Por las calles del centro de Dos Hermanas : Santa María Magdalena, Botica, avenida de Sevilla, palmas, cantes y petaladas acompañaron su paso llenando de color el techo de la carreta blanca y rosa, a juego con su precioso manto.

Tras despedirse de las autoridades en la Venta de las Palmas, en una comitiva encabezada por el alcalde de la ciudad, Francisco Toscano, con el sonido de los himnos de Andalucía y España interpretados por la banda de música Santa Ana de Dos Hermanas, la Virgen emprendió el camino por una abarrotada carretera a cuyos márgenes se podían ver carros y coches, pequeños puestos y remolques de los que emergía el olor a sardinas asadas, o se podía comprar desde perritos calientes hasta buñuelos y gofres, y todo lo que el peregrino necesite, aunque la mayoría llevaba el costo desde casa.

Como tantos otros peregrinos de todas las edades, Concha Ruiz Caro y Francisco Díaz Román caminaban del brazo en dirección a Cortijo de Cuarto , o hasta donde las fuerzas aguantaran: "Yo de joven venía a caballo, pero ya estoy hecho un anciano y vamos a pie hasta donde podamos", afirmaba Francisco con "75 mu largos"."Si me canso -afirmaba-, llamo a mi hija y viene a recogernos y si no a lo mejor me animo y llego hasta el final", a la ansiada meta, al otro lado del sevillano barrio de Bellavista.

Desde este barrio -"porque la Virgen también es medio nuestra"- llegaron por la mañana al centro de Dos Hermanas seis amigas que para hacer el camino decidieron vestirse iguales: Antonia Moreno, Josefa Guardado, Mari Carmen Álvarez, las hermanas Mari Ángeles y Mercedes Sánchez y Paqui Rodríguez.

La alegría que desbordaban contrastaba con la promesa de silencio que un poco más atrás, más cerca de la Virgen, llevaba una mujer que caminaba sola. Con la cabeza asentía a la pregunta de si iba a hacer el camino entero... y en silencio. Y no era la única. Una chica joven junto a la carreta ha cía lo mismo. Salud, trabajo... tanto que pedir o agradecer a la Virgen de Valme .

Los cientos de miles de romeros de Valme buscaban ayer cualquier sombrita en el camino para hacer una paraíta. El calor apretó desde las diez de la mañana y cerca de la una ya casi era insoportable. Pero el hermano mayor, Francisco Díaz Terrero lo agradecía: "Mejor un poquito de calor que la lluvia, que lo desluce todo", y que tantos años acompaña a la romería en este siempre inestable comienzo del otoño.

Además, Díaz Terrero confirmaba una apreciación que ya muchos vecinos tenían desde primeras horas de la mañana, tanto en la salida como al paso de la comitiva por el puente del Arenal donde solo se veían cabezas: "Yo creo que este año viene más gente y que las previsiones de 200.000 personas se han quedado cortas".

Ya en Bellavista, las pequeñas aceras del túnel bajo el ferrocarril se llenaron de peregrinos que adelantados a las carretas buscaban una sombrita después de más de tres horas a pleno sol. En su entrada por las calles del barrio, Asencio y Toledo, Camino de la Ermita -antes de Valme- toda Bellavista se echó a la calle, como también desde la cercana barriada nazarena de Fuente del Rey, de Los Palacios y Villafranca, de Utrera, y otros municipios de la provincia, y de más allá.

Como los dos autobuses llegados desde la localidad malagueña de Archidona en el que por cuarto -o eran cinco- año consecutivo se acercaron hasta la romería un amplio grupo de personas mayores. Entre ellas, Remedios Ruiz, Francisca Martín y Rafaela Ramos que aseguraba que "mientras pueda, vengo. Las carretas son preciosas", afirmaba mientras señalaba el paso de las galeras entrando en Cuarto.

Mientras, la carreta de la Virgen llegaba hasta su ermita y las manos se alzaban para sostenerla, para trasladarla desde la carreta hasta el pequeño templo entre vivas a la Virgen de Valme, a la Protectora de Dos Hermanas, a la Reina de Bellavista y a su bendito Hijo.

Allí aguardó la imagen y recibió la visita de miles de peregrinos, los que la acompañaban y los que desde temprano la esperaban allí. También tuvieron tiempo de descansar los que un año más salieron con sus carretas de flores de papel, bellísimas y originalísimas siempre, como Ana Gómez. Desde junio ha estado con su familia preparándola para que ayer luciera como nunca, con sus colores blanco y rosa, los mismo que la de la Virgen. "Llevamos más de 30 años viniendo toda la familia con la carreta, aunque todos hacemos el camino a pie, salvo los niños". Para comer, tortilla de patatas, filetes empanados, gambitas, chacinas... y el mismo ambiente de convivencia de toda la vida.

Sin incidencias. A las cinco y media la Virgen de Valme salía de Cuarto para regresar a su otra casa, porque esta también lo es. De nuevo el calor, hasta que empezó a marcharse el sol, acompañó a los peregrinos que en torno a las 10 de la noche llegaban a la Venta de las Palmas, donde le volvía a esperar la representación de la ciudad. El camino transcurrió con total tranquilidad, tal y como confirmó el concejal de Movilidad y Prevención, Antonio Morán, que destacó el despliegue de Guardia Civil, Policía Nacional y Local, así como, por primera vez, la presencia de Policía Nacional a caballo en Cuarto.

Tras recorrer de nuevo el centro, la carreta se apostaba ante la parroquia de Santa María Magdalena, donde aguardó el paso del resto de carretas que le habían acompañado en el camino -17 y 33 galeras- para despedirse finalmente de sus vecinos hasta la romería que viene.

Pero es una despedida con la boca pequeña. Bien saben todos los nazarenos que a diario pueden visitarla, rezarle y pedirle por tantas cosas en la Capilla Sacramental. Siempre en su casa.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes del Centro de Coordinación Operativa (Cecop), que ha estado funcionando ininterrumpidamente en el Cortijo de Cuarto desde las 7,30 hasta las 19,30 horas, y el concejal de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Dos Hermanas, José Román, quien se ha mostrado "muy satisfecho" con la celebración del evento.

Así, Román ha destacado que la fiesta se ha desarrollado "con absoluta normalidad" y con unas condiciones meteorológicas atípicas de esta estación otoñal que han acompañado a las cientos de miles de personas allí congregadas.

Carretas, carruajes, caballos, mulos, bueyes o a pie, de todas las formas posibles han acudido los aficionados a esta romería que a las 8,30 horas han comenzado a salir de la localidad nazarena para llegar al Cortijo a las 14,20 horas.

Allí se han reunido los congregantes para disfrutar de la festividad hasta las 17,30 horas cuando, según ha informado el concejal de Fiestas Mayores, han comenzado a retirarse los primeros asistentes del Cortijo de Cuartos, aunque no está previsto que la Patrona y sus fieles lleguen a la capilla hasta bien entrada la noche, en torno a las 00,30 horas.

La edición de este año de la romería, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional y que, como cada año, se celebra el tercer domingo de octubre; ha contado con un equipo de unos 300 efectivos de fuerzas de seguridad.

Además, al igual que en años anteriores, los accesos a la carretera de Bellavista han permanecido cortados desde las 7,00 y hasta las 23,00 horas, sin que se haya permitido en ningún momento el acceso a la misma con vehículos a motor.

 

  • 1