Local

Una saga que continúa

Acabamos de elegir a un nuevo presidente de la Junta de Andalucía, y creo que con acierto. Acertó quien lo eligió como sucesor, tras haberlo tenido trabajando a su lado como consejero y vicepresidente. Pocos políticos andaluces en activo tienen el currículo y la experiencia de José Antonio Griñán, pocos en España han demostrado una capacidad...

el 16 sep 2009 / 01:48 h.

Acabamos de elegir a un nuevo presidente de la Junta de Andalucía, y creo que con acierto. Acertó quien lo eligió como sucesor, tras haberlo tenido trabajando a su lado como consejero y vicepresidente. Pocos políticos andaluces en activo tienen el currículo y la experiencia de José Antonio Griñán, pocos en España han demostrado una capacidad, voluntad de servicio y modestia comparables.

Es de lo mejor que tenemos. Por eso muchos se han alegrado, en lo que ha sido, creo, el mejor de los escenarios posibles para la sucesión de Manuel Chaves. No ha habido conflicto, ni se ha dejado desamparada la magistratura. Muchos han sido también los que han criticado el cambio y la persona, considerándolo poco democrático y elegante; no comparto la crítica aunque la entiendo, era el coste a pagar por la forma de ordenar la sucesión.

El coste en términos de imagen constitucional compensa sobradamente lo que ganamos con la operación, y los conflictos que nos ahorramos. Critican también la edad del candidato y su trayectoria, ya que entienden que no se ha producido una verdadera renovación, al ser los dos presidentes de una misma generación.

Siendo esto cierto, creo que es de justicia que esto se defienda, porque es una generación a la que España debe mucho. "Felipismo", le llaman, como si hubiera sido Felipe González, por lo demás el mejor de nuestros presidentes nacionales, el creador del colectivo, cuando sólo fue su líder y su imagen. "Progres" también les denominan, como un insulto, cuando fueron defensores del progreso de nuestra sociedad.

Da miedo pensar que hubiera sido de España sin la generación de los progres, que continuaron su juventud entregada con carreras profesionales modélicas en lo público y en lo privado. En particular los cuatro presidentes de la Junta de Andalucía del PSOE pasaron por la Facultad de Derecho en los años anteriores a la Transición, colaborando en la enseñanza del Derecho del Trabajo, en la época un núcleo de pensamiento democrático y social. Todos creían en unas mismas cosas, que han defendido a lo largo de toda su vida. Han dado y hecho mucho, y todavía tienen mucho que hacer y que dar. Gracias a todos.

Catedrático de Derecho del Trabajo

miguelrpr@ono.com

  • 1