sábado, 15 diciembre 2018
16:31
, última actualización
Cofradías

Una semana sin la Esperanza

el 01 jul 2012 / 17:05 h.

El Señor del Sentencia preside estos días el camarín de la Esperanza.

Treinta y cuatro años después de su última restauración, la Esperanza Macarena fue retirada al culto en la noche de ayer sábado para ser sometida a una intervención de “mantenimiento” en las dependencias de la hermandad, de manos de su médico de cabecera, el profesor Francisco Arquillo.

Desde esta mañana el Señor del Sentencia preside el camarín de la Esperanza, como sucediera en septiembre de 2010, cuando la Virgen salió a participar en la ceremonia de Beatificación de Madre María de la Purísima en el Estadio Olímpico. 

Al igual que sucederá también este mes de julio con el Señor del Gran Poder, una de las actuaciones fundamentales de la intervención sobre la Macarena será el cambio de sistema de articulación de los brazos, sustituyendo el de gozne o de galleta por el de rótula esférica, que permite mayor fijación.

También se actuará sobre las manos de la Virgen, desgastadas por la devoción popular en los besamanos de diciembre. En este sentido, se atenuará un poco la oscuridad de la madera que se encuentra engrasada, pero no se perderá la huella de los besos de los fieles. Se subsanarán, asimismo, los pequeños deterioros que se originan a la hora de vestir a la imagen por los alfilerazos que suelen arañar la policromía de la parte oculta.

La operación más delicada, sin embargo, consistirá en una pequeña limpieza controlada de su rostro para eliminar la suciedad acumulada.

Esta actuación sobre la Esperanza Macarena se enmarca dentro del programa de intervenciones, aprobado por el cabildo general de hermanos el pasado mes de noviembre, y que se inició el pasado 18 de junio con la imagen de la Virgen gloriosa del Rosario. Una semana después, el lunes 25 de junio, te tocó el turno al Señor de la Sentencia.

Según fuentes de la hermandad consultadas por este periódico, para cada una de tres intervenciones se ha programado una semana de duración, “aunque a medida que se termine la actuación sobre cada imagen se irán reponiendo al culto, ya duren cuatro o cinco días”. En el caso de la Macarena, la hermandad prevé que la imagen sea repuesta al culto "el próximo sábado".

  • 1