Local

Una sentencia clara pero con resquicios

Como no podía ser de otro modo, la publicación de las sentencias dictadas por el Supremo relativas a los recursos presentados contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) no cambia en lo sustancial el fallo dictado por el Alto Tribunal.

el 15 sep 2009 / 22:50 h.

Como no podía ser de otro modo, la publicación de las sentencias dictadas por el Supremo relativas a los recursos presentados contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) no cambia en lo sustancial el fallo dictado por el Alto Tribunal: los contenidos de EpC son compatibles con el derecho a la libertad ideológica y religiosa que ampara la Constitución y, en conclusión, no cabe la objeción de conciencia contra la asignatura. Otra cosa es que se dejen las puertas cerradas a cualquier demanda contra el modo en el que se impartan sus contenidos. Por el contrario, el Supremo exhorta a los padres a que recurran a los tribunales cuando entiendan que los libros de texto o las explicaciones que den los profesores a sus hijos incurran en el "adoctrinamiento" o en el "proselitismo", en especial si éstas versan sobre "cuestiones morales controvertidas" sobre las que no hay "un generalizado consenso moral en la sociedad española". Para que quede claro: todo esto lo que significa es que la asignatura es constitucional, pero que si alguien cree que se vulnera su libertad para educar a sus hijos, ahí tiene la posibilidad de litigar con la Administración... igual que se plantean otros recursos como por ejemplo las demandas al SAS. Pero nada más. En todo caso, lo que se abre es la posibilidad de colapsar aún más los tribunales de lo contencioso administrativo de todo el país, ya de por sí cada día más saturados por el incremento de las demandas sanitarias y las ligadas a la implantación del carné por puntos. En esto sí que hay que darle la razón a uno de los magistrados que discrepan del fallo, Manuel Campos, que entiende que la sentencia puede ocasionar un sinfín de litigios singulares en los que se diriman las supuestas vulneraciones constitucionales "caso por caso, centro por centro, texto por texto y explicación por explicación", lo que trasladaría el conflicto de las guerras generales contra la asignatura a las guerrillas que protagonizarían los padres más beligerantes.

  • 1