lunes, 17 junio 2019
09:01
, última actualización
Local

Una sierra de 5 estrellas

El mayor observatorio astronómico destinado a la divulgación científica cumple 7 años en Almadén de la Plata, en una comarca como la Sierra Norte cuyo cielo nocturno está reconocido internacionalmente por su baja contaminación.

el 22 abr 2014 / 22:25 h.

TAGS:

En Almadén de la Plata, en plena Sierra Norte de Sevilla, se encuentra el observatorio astronómico para la divulgación científica más importante de España . / Juan C. Romero En Almadén de la Plata, en plena Sierra Norte de Sevilla, se encuentra el observatorio astronómico para la divulgación científica más importante de España . / Juan C. Romero La luz que irradia la ciudad de Sevilla se ve a más de 150 kilómetros de distancia. Los ciudadanos de Madrid deben desplazarse a la provincia de Toledo para observar con meridiana claridad las estrellas y todo pese a que, según los expertos, una gran ciudad podría estar perfectamente iluminada con la mitad de las luminarias que tiene en estos momentos. La contaminación lumínica es un problema de nuestro tiempo y en Andalucía desde 2010 hay un reglamento para la protección del cielo, el decreto 357/2010, desde el que se avanza en un proceso lento pero amplio de concienciación, de prevención y de cambio en las pautas de comportamiento de entidades públicas y privadas, y del conjunto de la ciudadanía para establecer medidas que repercuten además en el ahorro y la eficiencia energética. La Sierra Norte de Sevilla forma parte desde los últimos días de marzo de la denominada Reserva Starlight. En ella, se reconoce a nivel internacional la calidad del cielo nocturno y su idoneidad para la observación de las estrellas. En pueblos como Alanís, Cazalla de la Sierra, El Pedroso, Guadalcanal, Las Navas de la Concepción, Constantina, El Real de la Jara, La Puebla de los Infantes, San Nicolás del Puerto y Almadén de la Plata este certificado internacional no era más que constatar una realidad que ya sabían sus vecinos. La noticia no cogía por sorpresa a Miguel Gilarte, miembro de la Asociación Astronómica de España, y director del mayor centro de divulgación científica de los astros en España, que tiene sede desde hace siete años precisamente en esta comarca, en Almadén de la Plata. «Desde 1999 se llevaron a cabo estudios sobre el terreno para determinar la calidad del cielo nocturno en esta zona empleando diferentes técnicas con la idea de levantar un observatorio destinado fundamentalmente a la divulgación científica, debido a que en España tenemos los mejores observatorios en Almería, Granada o Canarias, pero su acceso está restringido a investigadores», explica Gilarte desde este centro situado entre encinas y alcornoques en un lugar privilegiado no solo por su riqueza medio ambiental y paisajística, también «en el mapa de la contaminación lumínica de la península ibérica». La inauguración del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata fue posible el 30 de marzo de 2007 gracias al impulso del Ayuntamiento de este municipio de poco más de 1.500 habitantes, con la financiación de la Unión Europea, y la ayuda de otras administraciones públicas como la Junta de Andalucía, que cedió los terrenos donde se asienta, o la Diputación de Sevilla, que se encargó de correr con los gastos de la redacción del proyecto. Los equipos técnicos, tales como las cámaras, los telescopios y demás dispositivos para el funcionamiento del observatorio, corrieron a cargo de la Asociación Astronómica de España, así como parte del mobiliario. Aunque actualmente no cuenta con el patrocinio o soporte de ninguna administración o entidad privada, como sí tiene por ejemplo el Parque de las Ciencias de Granada, el observatorio de Almadén es sostenible, y esto es posible gracias a la capacidad de sus instalaciones. «Es un centro único, no hay otro igual en nuestro país: tiene una capacidad de visitantes que permite la recepción de entre 4 y 6 autobuses diarios para realizar visitas de hasta cuatro horas», detalla el director. El edificio se distribuye a lo largo de cuatro observatorios auxiliares con una capacidad para 30 personas, y un quinto con una cúpula de ocho metros de diámetro y el telescopio más grande en el que pueden entrar más de un centenar de visitantes. En una sala de usos múltiples se imparten conferencias y se proyectan documentos audiovisuales para un aforo de más de 200 personas, mientras que el aula de informática permite la interacción con avanzados programas para hacer más dinámica y completa la inmersión al mundo de la astronomía. En estos momentos se llevan a cabo reformas para dotar a este espacio de nuevos instrumentos. Un radiotelescopio (un telescopio que capta las señales de radio de los objetos) permitirá la observación tanto de día como de noche, y en circunstancias de cielo despejado o nuboso. Entre otros objetivos, en este observatorio se pretende que cualquier persona pueda desde su casa, a través de internet, usar los telescopios dándole las coordenadas del objeto que desee ver, y tomar fotografías o hacer grabaciones. Esto será posible gracias a la robotización de los telescopios. Al kilómetro seis de la carretera de Almadén a Santa Olalla, donde se encuentra este centro, se acercan a lo largo del año miles de escolares y amantes de la astronomía llegados de todo el mundo para disfrutar de un cielo privilegiado con unas observaciones que no sólo se realizan en las diferentes salas, también al aire libre, como las que se llevan a cabo en agosto para admirar las perseidas. En esta cita llegan a congregarse más de 700 personas.

  • 1