Deportes

Una sola derrota deja grandes dudas en el Betis

La afición recela del portero y el lateral derecho, entre otros, el club debe decidir si ficha más y, a todo esto, no hay plazas disponibles en la plantilla.

el 26 ago 2012 / 21:24 h.

Jorge Molina, de lo poco salvable en el Betis ante el Rayo.
-->-->-->

La Liga acaba de empezar y el Betis ha hecho muy bien la mitad del trabajo (3-5 en Bilbao) y muy mal la otra mitad (1-2 ante el Rayo Vallecano), pero una sola derrota ha dejado tras sí feroces críticas y grandes dudas. Salvo la primera media hora en San Mamés, el conjunto de Pepe Mel ha cometido más errores que aciertos y la pésima imagen del sábado coincide con el principio de la última semana del mercado, así que el debate estaba servido de antemano. El bético, por lo general, está convencido de que el club debe fichar algo más para que su equipo gane en solidez. Y en las entrañas de Heliópolis se conoce que el entrenador está de acuerdo con esa impresión del aficionado, pero la hipótesis que manejaban los dirigentes pasaba por proporcionarle sus peticiones básicas, un central (Perquis) y un mediocampista (Igiebor), añadir a Santa Cruz y, en el mejor de los casos, rematar con una guinda en plan fichaje mediático, por ejemplo Nolito, que a día de hoy es un sueño casi imposible.

Ahora está por ver si la dirección deportiva reorienta su política de fichajes y el consejo de administración no discrepa, ya que para eso es el responsable decidir si la austeridad cuadra con un desembolso extra, pero el deseo del técnico está claro y el gasto a lo largo del verano tampoco ha sido excesivo: unos 2 millones de euros (1,1 en Igiebor, unos 700.000 en Perquis y los 300.000 de Agra).

Como dato curioso, durante todo el mercado no ha sonado en serio para el Betis ningún portero ni ningún lateral derecho, seguramente las posiciones más señaladas tras el vendaval del Rayo, aunque la debacle en realidad se llevó por delante a todos, entrenador incluido. Pero lo más apuntado por la grada fueron las dudas de Fabricio y los errores de Chica. En la portería resurge un viejo debate cuando apenas se han celebrado dos jornadas de Liga. Casto pareció llegar mejor al principio de Liga, pero Mel eligió a Fabricio. Y además con palabras al respecto: en su opinión, el canario no tiene motivos para jugar condicionado por los nervios porque ha sido el titular en estos dos primeros encuentros del campeonato. "Más muestra de confianza no hay", argumentó anteayer.

El míster, que habló con bastante autocrítica y resultó inusualmente explícito en algunos asuntos, incluso fue más allá y se refirió a los tres fichajes que ya están actuando. "Espero mucho más de Juan Carlos y de Agra, también de Campbell. Los hemos traído aquí para que hagan muchas más cosas. Pero también sus compañeros", señaló.

El centro del campo también preocupa a Mel. En cuanto Beñat queda anulado, el Betis prácticamente desaparece, la incapacidad para enlazar tres pases con profundidad es flagrante y la conexión con los hombres de arriba languidece. La dependencia del equipo respecto al vasco, y a Rubén Castro, resulta innegable.

Otra cuestión nada baladí. En cuanto el Betis inscriba a Igiebor y Perquis, tendrá ocupadas las 25 fichas que autoriza la Liga de Fútbol Profesional. De hecho, ahora mismo tiene libres el 16 y el 20, pero el primero de ellos se supone que es para Santa Cruz. En otras palabras, para inscribir a los dos últimos refuerzos ya habría que hacer hueco. El candidato número uno para salir de ella es Juanma, con el 7 asignado. Aun así, si el Betis quisiera reforzar la plantilla más allá de Igiebor, Perquis y Santa Cruz, debería soltar más lastre, por llamarlo de algún modo. En esta tesitura, si no salen ni Beñat ni Nelson, las víctimas más fáciles son los chavales, léase Adrián (13) y Álex Martínez (6). Pozuelo, por cierto, ya recuperó el 11 ante el Rayo.

  • 1