Local

Una solución para no trabajar en pijama

Nace el primer centro de ‘coworking' en Sevilla, que impulsa el trabajo colaborativo.

el 26 nov 2011 / 18:58 h.

TAGS:

Trabajar solo en casa es una opción por la que están apostando muchos free lance y autónomos, sobre todo los que no pueden hacer frente a una estructura de costes elevada para montar un negocio en estos momentos de crisis. Pero la falta de contacto con otros profesionales y el hecho de estar en el propio hogar pueden frenar la productividad y la posibilidad de entablar redes sociales que convengan al devenir de la empresa gracias al trabajo en comunidad. Ante esta situación, dos jóvenes sevillanos han decidido poner en marcha el primer centro de coworking de Sevilla, que se sitúa en el centro de la ciudad y que ofrece a sus usuarios "mucho más" que una mesa en un ambiente laboral.

Jaime Aranda y Alberto Pérez Sola son los promotores de esta nueva forma de trabajar en la capital hispalense, aunque estos centros ya funcionan con gran éxito en otras ciudades españolas como Madrid y Barcelona, además de en otros países. Por ejemplo, en EEUU, donde nació para dar respuesta a los free lance que trabajaban desde casa y que no tenían contacto con el exterior, hay más de 531 instalaciones de este tipo, mientras que en Europa ya existen 467. "No tiene nada que ver con un centro de negocios impersonal o con una incubadora de empresas, porque los profesionales interactúan y colaboran", explican estos dos emprendedores, que decidieron montar la firma Workincompany a pesar de que los dos cuentan con puestos de trabajo en otras empresas. "Consiste en una comunidad que trabaja unida, se ayuda y en la que se crean sinergias. Nada que ver con alquilar un despacho en un edificio donde los individuos no mantienen ninguna relación", explican.

El centro, que lleva abierto casi dos meses y se encuentra en la calle Rioja -"el lugar es lo segundo más importante después de la comunidad", aseguran-, aloja ya a siete personas, aunque tiene capacidad para más de 20 puestos operativos. Además de las mesas de trabajo, que se encuentran en un espacio diáfano donde todos pueden verse, el centro cuenta con sala de reuniones, una zona de esparcimiento, un bar de trabajo y un office. En lo que se refiere a los precios, los que quieran contratar el espacio todo el día -de las 09.00 horas hasta las 21.00-, pagarán 240 euros al mes, 180 si solo es media jornada. Pero también se puede alquilar la sala de reuniones por 20 euros la hora.

En cuanto al perfil de personas que se dan cita en Workincompany hay desde arquitectos hasta diseñadores gráficos pasando por un ingeniero industrial de sistemas alemán que trabaja para una empresa ubicada en su país desde Sevilla. "En pocos días ya han surgido sinergias y colaboraciones y es que no es sólo un lugar para trabajar, sino también una experiencia vital, porque siempre tienes al lado a alguien con quien puedes contar", relatan.

Estos dos jóvenes empresarios aseguran que este centro es un "campo de pruebas" para aquellos que tengan la tentación de emprender, ya que el coste que se asume es muy pequeño y te da la oportunidad de comprobar si una idea funciona o no. "Un fallo que hay en España es que se castiga al que emprende y al final se equivoca. En otros lugares no se critica el fracaso, todo lo contrario".

Para ellos, esta apuesta es también una plataforma de prueba, ya que su objetivo es abrir más instalaciones. "Las empresas están cambiando sus estructuras en costes, su infraestructura, y cada vez hay más gente trabajando en casa. En un espacio como este se es más productivo", insisten. A ello se suma el aumento de la subcontratación y la incertidumbre laboral, para lo que el coworking puede ser la respuesta, a pesar de ser un concepto aún desconocido para la mayoría.

Pero montar este espacio no ha sido fácil. No han recibido subvenciones y los bancos se han mostrado reacios a financiar el proyecto a pesar de los buenos resultados que está cosechando en otros lugares. Aun así, no han desistido en su empeño. Este esfuerzo ha sido reconocido a pesar de la corta vida de la firma, ya que en el Día de la Persona Emprendedora que se celebró el pasado día 23 en Málaga fueron los encargados de la ponenciaba Coworking. Trabaja diferente. Además, el pasado viernes celebraron una reunión Jelly, un encuentro de personas que trabajan solas que sirve para establecer lazos de colaboración. "Nuestra competencia es la gente que trabaja en casa", sentencian.

  • 1