Cultura

Una tentación evidente

Estado de sitio

***Teatro Central 25 de enero. Autor: Albert Camus. Compañía: CAT. Versión: Juan García Larrondo. Dirección: José Luis Castro Intérpretes: José Pedro Carrión, Juanma Lara, Esther Ortega, Luis Rallo, Celia Vioque, Luis Centeno, Lara Chaves, Nerea Cordero, Marta Escurín, Diego Falcón, Amparo Marín, Virginia Nölting, Javier Parra, F.M. Poika, Esther Pumar, Norberto Rizzo, Jorge Ruiz, Miguel Zurita.

el 26 ene 2012 / 14:30 h.

El Centro Andaluz de Teatro nació con la vocación de fomentar el teatro andaluz y a dar a conocer a sus artífices abordando grandes producciones que las compañías privadas no podían permitirse, un objetivo que esta obra cumple solo a medias ya que, debido a su enorme coste, no tiene una distribución fácil.

No obstante, no deja de ser una gozada, precisamente por la dichosa crisis, ver en escena nada menos que a 18 intérpretes, la mayoría andaluces, derrochando dominio y poderío escénico. Y debe ser una tentación evidente, para cualquier creador, homenajear un hecho histórico como el bicentenario de ‘La Pepa' con un texto como el de Camus y una producción que le permite servirse de todo tipo de medios y avances técnicos. Tal vez por eso José Luis Castro haya optado por una puesta en escena espectacular, una especie de híbrido de teatro y cine que no escatima en medios, como una escenografía fastuosa, una exquisita iluminación y una serie de proyecciones que sitúan la historia y enfatizan la dramaturgia con golpes de efectos grandilocuentes como el de un primer plano proyectado sobre un telón transparente del actor que representa a la peste. Pero, salvo las didascalias del principio, el resto del audiovisual, no aporta gran cosa al relato y, a cambio, le otorga un ritmo irregular y delimita una atmósfera un tanto fría. Una frialdad que se ve realzada con la utilización de ese telón de tela transparente que marca una clara distancia con el espectador que, de alguna manera, define la angustia existencialista de la obra original. Aunque, por desgracia, la tensión se disipa en los coros por el empeño de Meliveo de ambientar la escena con una música de cine.

  • 1