martes, 19 febrero 2019
08:51
, última actualización
Local

Una trabajadora del consistorio de Huévar amenaza con quemarse si no cobra

El Ayuntamiento le ha denegado un anticipo a esta mujer a la que se le adeudan cuatro mensualidades.

el 23 jun 2010 / 16:29 h.

TAGS:

Con medio año de retraso en las nóminas y comiendo de la ayuda prestada por sus vecinos y compañeros de trabajo. Esa trágica situación, compartida con las otras 159 personas que forman la plantilla del Ayuntamiento de Huévar del Aljarafe, empujó ayer a una trabajadora del servicio de Parque y Jardines a encadenarse de madrugada a las puertas de la casa consistorial con un bidón de gasolina y amenazar con quemarse a lo bonzo si no cobraba.

Su amenaza se produjo justo un día después de que acudiera al Consistorio para pedir un anticipo, ya que "no tenía dinero ni siquiera para comer", según aclaró el presidente del comité de empresa, José Manuel Martínez. Aún sabiendo esta circunstancia, esta reacción de la mujer pilló por sorpresa incluso al propio comité, que no daba crédito a lo que pasaba, pero que, a su vez, es sabedor de que toda la plantilla está "en una situación desesperada".La mujer, que sufrió un ataque de ansiedad el día anterior, se encadenó de noche, antes de que llegaran sus compañeros. Mientras persistió su amenaza, tuvo oportunidad de mantener una acalorada conversación con el alcalde de la villa, Rafael Moreno (PSOE), al que culpó de la drástica decisión que estaba adoptando.

De igual manera, hacía caso omiso a las recomendaciones de la Policía Local y de sus propios compañeros, que le pedían que desistiera y entregara el bidón de gasolina que tenía junto a sus pies. Finalmente, una psicóloga de la Diputación de Sevilla, que estaba de paso por el Ayuntamien- to, logró convencer a la trabajadora, que fue atendida por una ambulancia en el lugar y posteriormente fue trasladada al ambulatorio de Sanlúcar la Mayor, donde la sedaron para tranquilizarla. Al centro sanitario también fueron dos concejales del equipo de gobierno, que estaban preocupados por su estado. "Ha sido una situación muy desagradable", reconocen desde el Consistorio

Pero no es un caso aislado. Una vigilante de seguridad, que está casada y con hijos y a la que también adeudan seis meses de nómina, prendió fuego el pasado martes a una mesa y un sillón de un despacho del Ayuntamiento, según confirmó el propio equipo de gobierno, que prefirió no entrar a hacer valoraciones. Ante estas últimas acciones, el comité pidió a la plantilla "que no haga ni una locura pese a la situación límite que hay".

El conflicto se remonta a 2007, cuando hubo los primeros retrasos en el pago de las sueldos, aunque no superaban los dos meses. Sin embargo, la situación se ha complicado en el último año hasta el punto de que la plantilla no ha cobrado ni una nómina de 2010. De hecho, hace unas semanas cobraron la de noviembre y la mitad de la de diciembre. El Ayuntamiento aseguró que está buscando fórmulas de pago, a través del Opaef y otras administraciones de rango superior. Por su parte, el PP criticó no sólo los impagos, sino la actitud del alcalde hacia la trabajadora, a la "que no ha querido escuchar ni en una situación tan crítica".

  • 1