viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Economía

Una tragedia rumana en Astilleros

Empleados de una subcontrata acampan ante la factoría para que les paguen

el 14 nov 2009 / 21:06 h.

Campamento de trabajadores extranjeros a los que no paga una subcontrata a las puertas de Astilleros.

La situación de incertidumbre que vive en estos momentos Astilleros de Sevilla trae consigo una tragedia humana, la que se deriva de las familias de los trabajadores que no cobran desde hace meses. Una de las situaciones más extremas es la que viven los empleados de Jumbo, subcontrata de la portuguesa SMCA, a su vez, contratada por Astilleros. La mayoría de ellos procede de Rumanía y no cobra desde el pasado julio. Sus familias esperan el dinero como agua de mayo en su país de origen y los 20 que aún quedan en Sevilla aseguran que no abandonarán la ciudad hasta que la empresa no les pague.

Diez de ellos han agotado el dinero que tenían para pagar el hotel donde se alojaban, por lo que han montado un pequeño campamento a las puertas de Astilleros de Sevilla hasta que consigan la media de 3.000 euros que SMCA les debe a cada uno. Por eso, y porque no tienen donde alojarse.

"No tenemos ni para comer", aseguran. Los otros diez viven en un apartamento que paga la empresa. "Siempre nos dicen que nos pagarán la semana que viene, pero al final es mentira, por eso estamos aquí esperando. Además, casi todos nosotros procedemos de la industria naval de Rumanía, nos dijo nuestro patrón que la situación era mejor aquí, pero hemos visto que no", señala el joven Valentin Babah.

Hogares lejanos. Las familias de estos 20 trabajadores -otros 25 decidieron volverse a su país- esperan los sueldos para cuestiones tan fundamentales como abonar la hipoteca, "para que no echen a nuestras esposas e hijos de las casas" o para pagar la operación de la mujer de uno de ellos, como es el caso de Tichineatá Daniel. "No esperaba que en un país como España pudiera suceder algo así, que no te pagaran sin más", señala por su lado Ban Iulian, también acampado a las puertas de la factoría, que asegura mandar el 80% de lo que gana a su país de origen.

Fuentes de SMCA aseguraban esta semana que el problema procede de la matriz, que es la que no abona el dinero a la industria auxiliar y que hace que ésta, a su vez, no pueda hacer frente a las nóminas de la plantilla. "Entendemos perfectamente la situación de estos trabajadores, y la intención de la empresa es pagar, pero sin dinero no podemos hacer nada. Astilleros nos dice que a principios de diciembre nos pagará, a ver si es así", señalaron las fuentes.

El presidente del comité de empresa del astillero sevillano, Gregorio Mora, por su lado, asegura que esta empresa ha recibido 50.000 euros para hacer frente al pago de los salarios para repartir entre todos los trabajadores a los que aún adeuda los sueldos. Y lo hizo durante la presentación de la posición de la asamblea de trabajadores celebrada el pasado jueves en la factoría. En ella, la plantilla votó por unanimidad el respaldo a la hoja de ruta marcada por la Junta de Andalucía para dar salida a la situación de crisis que vive en estos momentos la industria naval hispalense.

Seis millones agotados. Y es que esta nueva crisis no sólo afecta a los trabajadores procedentes de otros países, sino también a los que llevan muchos años trabajando en la factoría. Por ello, el manifiesto consensuado por la plantilla de Astilleros de Sevilla señala la necesidad de dar entrada a nuevos inversores, como plantea la Junta de Andalucía, y exige a los propietarios que "alcancen el necesario acuerdo de colaboración" con la Administración autonómica, así como que ésta negocie con los sindicatos la hoja de ruta.

Es posible que a partir de mañana los representantes de los trabajadores sevillanos den a conocer un calendario de movilizaciones para obligar a la compañía naval -propiedad en un 80% de Astilleros de Huelva, mientras que el 20% restante es de Contenemar, que se encuentra en suspensión de pagos- a tomar "una decisión que haga viable la situación, que ahora mismo es insostenible".

Además, Mora advirtió de que el crédito de seis millones aportado para el pago de las nóminas hace unas semanas "se ha agotado", por lo que no existen fondos para cobrar el próximo salario ni las pagas del periodo navideño.

  • 1