miércoles, 23 enero 2019
14:35
, última actualización

Una treintena de padres protestan por un comedor escolar en Sanlúcar la Mayor

Una treintena de niños de entre 3 y 8 años caminan todos los días 40 minutos para poder comer pero en otro centro

el 03 jun 2014 / 00:22 h.

El centro de la Corredera del colegio San Eustaquio. El centro de la Corredera del colegio San Eustaquio. Cuando a las dos de la tarde el timbre del centro de educación Infantil y Primaria San Eustaquio suena, 36 niños saben que es el momento de su «excursión». Haga frío, llueva o caigan 40 grados, esta treintena de menores de entre 3 y 8 años salen de las aulas del centro ubicadas en Castilla para dirigirse hasta la otra mitad del centro, en la Corredera. Aunque en los años 80 se hiciera una ampliación del centro –de ahí que se divida en dos edificios–, la obra no incluyó un espacio para ubicar el comedor. Después de 30 años, los niños que se quedan al comedor en este colegio tienen que recorrer las calles de Sanlúcar la Mayor y una carretera general, con la única vigilancia de dos monitoras, para poder llegar al otro centro público de la localidad, el colegio La Paz, donde los menores reciben su menú escolar después de un recorrido de cerca de una hora. En solidaridad con estos menores, una treintena de padres, acompañados de fuerzas políticas de la localidad, realizarán este mediodía una marcha solidaria –concretamente, la caminata que realizan sus hijos a diario– para solicitar la construcción de un espacio de comedor. A las 13.45, los padres se concentrarán a las puertas del centro del colegio San Eustaquio ubicado en la calle Castilla para realizar la caminata. Aunque será una marcha tranquila, invitan a todos los ciudadanos a que les acompañen para que vean el peligro al que se enfrentan sus pequeños. Según el portavoz del grupo, Vicente Terenti, «en alguna ocasión los niños se han separado pudiendo pasar alguna desgracia». Y es que los niños realizan de lunes a viernes una caminata de «40 minutos a pie, sin paradas y por vías con aceras», denuncian los padres. Pero no están solos en su protesta, los grupos políticos de la localidad y el Ayuntamiento les apoyan. De hecho, durante este año gracias al apoyo del Consistorio, los padres consiguieron firmar un acuerdo de colaboración con la Asociación Adefisal a través del cual los niños se trasladaban los lunes, martes y viernes en autobús al colegio La Paz. Una solución que solo tenía vigencia este curso. A día de hoy es el único colegio de la comarca que no cuenta con el servicio de comedor. «Hace un año también había un colegio en Benacazón que estaba en nuestra misma situación, pero a día de hoy ya tienen construido su comedor», explica Terenti. Para estos padres, que sus hijos tengan un comedor escolar es «una cuestión de urgencia». Sin embargo la demanda no es reciente, y es que desde que se amplió el colegio, hace ya 30 años, los padres han reclamado este espacio como una necesidad básica de los menores «accesible y de calidad». Máxime «cuando hablamos de los niños que lo usan por formar parte de una familia en grave riesgo de exclusión, ya que garantiza una nutrición importante, que quizás la propia familia no puede garantizar», indican en un comunicado. Aunque ya han acudido en varias ocasiones a la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía para reclamar una solución a la situación, aseguran que sus demandad no han sido atendidas. Por ello, este mediodía. Además, los padres afectados se sienten desconcertados al ver que el Ampa de su colegio «se ha desmarcado» de sus acciones cuando «el resto de la sociedad sanluqueña ha mostrado de una o otra forma su apoyo a esta petición histórica en nuestra localidad», apunta el comunicado. Asimismo, para estos padres, es paradójico que el centro esté catalogado como centro TIC cuando no cuenta con las mínimas dotaciones necesarias para ellos, como ordenadores o proyectores, en gran parte de sus aulas.

  • 1