Local

Una última oportunidad

El PSOE se juega su futuro y el PP se enfrenta a un electorado que lleva 30 años negándole el poder

el 11 ene 2012 / 20:04 h.

TAGS:

Las andaluzas que se celebrarán una semana antes del Domingo de Ramos no son unas elecciones cualquiera. Tanto PSOE como PP las afrontan como un ultimátum. Son una última oportunidad. Como si se tratase de la tormenta perfecta, todos los elementos se han conjurado para que las novenas autonómicas andaluzas sean la gran batalla política.
Los socialistas se juegan su futuro. Conservar el poder en Andalucía, la única comunidad que siguen gobernando al margen del País Vasco, se entendería como un signo de aliento para empezar una remontada que se prevé larga en un país donde ahora mismo la derecha ostenta casi todo el poder. Daría agua para la travesía del desierto.

Los populares tampoco acuden a unas urnas cualesquiera. Se enfrentan a un electorado que lleva 30 años negándole el Gobierno. Es una prueba decisiva para Javier Arenas, uno de los hombres fuertes de Mariano Rajoy. El PP se vuelve a reencontrar con los ciudadanos en las urnas después de adoptar duros recortes, tras incumplir la palabra dada y acometer una subida de impuestos que afecta de lleno a las clases medias del país.

Andalucía afronta un momento político decisivo. Después de que José Antonio Griñán pulsara ayer el botón rojo y fijara la meta en el 25 de marzo, la legislatura -una de las más intensas y sorprendentes- está finiquitada. Queda un gran debate parlamentario a final de enero que ya propuso el presidente andaluz . Será un gran duelo, preludio del que dirimirán las urnas, entre dos titanes de la oratoria en estos tiempos que no están precisamente para la lírica.

La sensación de que esta etapa ha expirado no es nueva. Ayuda que ésta será la tercera cita con las urnas en menos de un año. Hubo municipales en mayo y generales en noviembre. En ambas ocasiones, por vez primera y casi rompiendo el maleficio, el PP aventajó al PSOE en Andalucía. Y además sumando votos, en una señal que fue claramente leída como que Arenas avanzaba con paso firme hacia San Telmo. Sin embargo, los socialistas aseguraron que extrapolando aquellos nueve puntos de distancia del 20-N los populares no obtendrían mayoría absoluta. Desde el PP creen que sí.

Para ambos candidatos es su última oportunidad política. Arenas opta por cuarta vez. Perdió ante Manuel Chaves en 1994, 1996 y 2008. Si sale derrotado puede aspirar a un retiro dorado en Madrid pero sería impensable que siguiera en la política andaluza. Griñán se estrena como candidato y ya se lo dijo la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, cuando lo proclamaron candidato: "Pepe, te ha tocado". El que era vicepresidente económico del sexto Gobierno de Manuel Chaves, un veterano socialista que había coqueteado con la jubilación, fue designado sucesor y desde entonces se ha enfrentado a todo tipo de visicitudes. La crisis y el paro -un millón de desempleados en Andalucía y el temor normal de cualquier ciudadano de a pie de ser el próximo- bastarían para castigar severamente a cualquier gobierno. Pero además Griñán se ha enfrentado a una oposición que ha conseguido marcar los tiempos manejando convenientemente un lamentable escándalo político, el del fraude en las ayudas al empleo, que deja al descubierto lo peor de la gestión política y los vicios de un sistema con fallos garrafales en el control de los fondos públicos. Y su Gobierno ha conseguido enfadar al funcionariado andaluz, un colectivo social, poderoso y numeroso. El deseo de cambio entre los andaluces, después de tres décadas de hegemonía socialista, supera al que existía en España antes de las últimas elecciones. El 72%, según el IESA-CSIC, pide cambio aunque tampoco Arenas sea el favorito para los electores.Los socialistas dirán que salen a por todas pero batallarán porque el PP se quede en una mayoría simple que les permitira gobernar en alianza con Izquierda Unida. Quizás el duelo a dos termine con protagonistas inesperados. Las minorías pueden volver a ser fundamentales en el Parlamento andaluz. No se espera la resurrección de los andalucistas pero sí que muchos temen la irrupción con fuerza de UPyD, el partido de Rosa Díaz, que puede hacerse con la llave.

La clave, como ocurrió en las generales, vuelve a estar en los desencantados. Que el electorado andaluz siempre se haya situado en el centro-izquierda ha dejado de ser garantía de nada. En la antesala, para caldear la batalla, los socialistas elegirán en Sevilla a su nuevo líder. Dos semanas después los populares adorarán al suyo, un Rajoy que empieza a restar más que a sumar, escondido tras sus severas medidas anticrisis. Y poco después se librará esa batalla final que puede anticipar para todos un tiempo nuevo. Con cambio o sin él.

Rajoy no desvelará sus cuentas

El Gobierno no tiene previsto presentar los Presupuestos de 2012 antes del 25 de marzo, fecha en la que se celebrarán las elecciones andaluzas, según informaron a Europa Press fuentes del Ejecutivo. Estas mismas fuentes aseguraron que es probable, incluso, que la presentación de las cuentas públicas para este ejercicio pueda ser después del 30 de ese mes.

No obstante, para esa fecha ya se conocerán “bastantes” datos del contenido de los Presupuestos, según afirmó ayer ante los periodistas el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, tras el pleno del Congreso en el que se convalidó el decreto ley de medidas urgentes de ajuste aprobado por el último Consejo de Ministros del año 2011.

Tras el anuncio realizado ayer por José Antonio Griñán de que las elecciones andaluzas se celebrarán el 25 de marzo y al ser preguntado si para ese momento ya se conocería el contenido de los Presupuestos Generales del Estado, Cristóbal Montoro afirmó que “se conocerán en el sentido de que los iremos trabajando, de que esos presupuestos afectan a las comunidades, las corporaciones locales, con lo cual a esa altura del mes de marzo seguramente que se conocerá bastante de los extremos, de los contenidos de los nuevos presupuestos para 2012”.

Según el ministro de Hacienda, “el decreto ley de hoy en definitiva tiene mucho de puente hacia esos presupuestos de 2012”. No obstante, según las fuentes del Ejecutivo consultadas por Europa Press, no está previsto que para la fecha del 25 se hayan presentado formalmente las cuentas públicas para 2012. De hecho, comentaron que incluso su presentación podría ir más allá del 30 de marzo.

  • 1