Local

Una vecina de Montellano denuncia el robo de su hijo en 1979 en el Virgen del Rocío

Rosario Trujillo, la madre afectada, se muestra "convencida de que su hija todavía está viva" y planea denunciar al hospital ante la Fiscalía por el robo de su bebé en el año 1979.

el 20 ene 2011 / 17:58 h.

TAGS:

Una vecina de Montellano  denunciará ante la Fiscalía el "robo" de su bebé recién nacido en el  Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, antiguo García Morato. Ésta se suma a las dos denuncias interpuestas en los últimos días por la desaparición de tres bebés en  el año 1977 y que han motivado que el Ministerio Público abra  diligencias de investigación.  

La afectada, Rosario Turrillo, ha explicado a Europa Press que fue el día 4 de abril de 1979, estando embarazada de  siete meses y con 19 años de edad --su marido tenía 23--, cuando se  puso de parto e ingresó con contracciones en el Hospital García  Morato. En ese momento, la reconoció un médico y la llevaron a una  habitación, donde una mujer "que no sabe quién era" le dijo que  "tendría un niño muy grande, lo que le extrañó, porque estaba de  siete meses y tenía poca barriga".

Más tarde, y según su relato, la llevaron a otra habitación,  donde, estando sola, rompió aguas y la llevaron a un paritorio. "Yo  no vi nada de mi parto porque me dejaron dormida, durante todo este  tiempo no tuve contacto ninguno con nadie de mi familia", ha señalado  la mujer, quien ha agregado que, cuando despertó, estaba en otra  habitación.

"Extrañada, empecé a dar voces llamando y no vino nadie, cuando  pude levantarme quise abrir la puerta y ésta estaba cerrada con  llave, por lo que empecé a dar golpes y vino una enfermera que me  abrió y me preguntó qué hacia allí, a lo cual contesté que no lo  sabía", según ha proseguido Rosario, agregando que, "impaciente, le  pregunte qué había tenido, niño o niña". "Ella no lo sabía y fue a mirar en el parte, pero no  vio nada",ha apuntado.

Tras avisar al médico, éste fue a verla y le dijo que había tenido  una niña, "pero que estaba grave". Al día siguiente, otro médico  fue a verla y le dijo "que si no me habían dicho que la niña se murió  a la media hora de nacer", pero a su marido "le dijeron, cuando  nació, que estábamos las dos bien".  Según ha aseverado, a su marido no le dejaron que viera a la niña  ni tampoco que fuera al entierro. "Cuando me dieron el alta y me  preguntaban los allegados yo decía que, o se me había muerto o me la  habían quitado, pero actualmente estoy convencida de que mi hija está  viva".

La afectada ofrece más datos que refuerzan el convencimiento de que su hija había sido sustraída cuando dice que "cuando  estaba embarazada de mi tercer hijo fui a revisión y en el historial  no había constancia de mi primer parto".

  • 1