Una veintena de municipios se acogen al segundo plan de créditos de Diputación

La mayoría de los ayuntamientos se han sumado a la convocatoria para saldar deudas a corto plazo y devolver el montante en un periodo máximo de 11 meses.

el 16 nov 2014 / 12:00 h.

CARMONA Una vista aérea del casco histórico de Carmona. Cuando la Diputación abrió la mano para que medio centenar de municipios se acogieran a préstamos a interés cero para inversiones y operaciones de crédito allá por el mes de septiembre, ya se avanzó que habría una segunda oportunidad para acogerse a una política de anticipos que se ideó en su día como algo extraordinario pero que, pasados los años, se ha convertido en una tradicional bombona de oxígeno a la que se agarran muchos consistorios asfixiados para aguantar hasta final de año. Desde la institución provincial eran sabedores de que había consistorios a los que no les había dado tiempo de solventar los requisitos exigidos y abrió otra convocatoria. Esta última se formalizó el pasado viernes, cuando el presidente de la Diputación, FernandoRodríguez Villalobos, selló esa segunda concesión de créditos que, por valor de 7,2 millones de euros, llegarán a una veintena de municipios a lo largo de este mes de noviembre. Como en la primera convocatoria de los Fondos Extraordinarios de Anticipos Reintegrables (FEAR), estos se dividen en tres líneas de créditos: una para financiar inversiones, una segunda para refinanciar préstamos a largo plazo con los bancos y ahorrarse intereses y una tercera para operaciones a corto plazo. De hecho, la mayoría de los consistorios (14) se han acogido a esta última línea, que deberán devolver en el plazo máximo de un año. Morón de la Frontera es el que recibirá una mayor cuantía, con 1,2 millones de euros para esta operación, seguido de Écija (551.000 euros), Lebrija (481.455), Bollullos de la Mitación (413.660) y Carmona (400.000). A la misma también se han acogido La Algaba, Carrión de los Céspedes, Guadalcanal, Huévar del Aljarafe, Palomares del Río, San Nicolás del Puerto, Santiponce, Santiponce, Marinaleda y Villanueva del Ariscal. En este grupo, la mayoría han percibido menos cantidad de la que se reclamó en primera instancia, aunque destaca sobre todo el caso de La Algaba, que pidió un millón y se le ha concedido cerca de una décima parte –lo máximo que podía aspirar, según las bases del FEAR–, es decir, 187.150 euros.Lo mismo le ha ocurrido a Marinaleda, que obtendrá 21.227 de los 415.000 euros que solicitó en la convocatoria. Las otras dos líneas de esta segunda fase del FEAR no han tenido tanta demanda. La línea establecida para saldar deuda con los bancos y ahorrarse así intereses ha sido seleccionada por un total de cinco ayuntamientos, que tendrán que devolver estar cantidades al Opaef, el organismo de gestión de impuestos y asesoramiento financiero de la Diputación, en un plazo de 10 años, es decir, 110 meses. Carmona encabeza esta lista, al lograr un préstamo de 900.000 euros. El resto se aproxima al medio millón de euros concedidos por el organismo provincial, caso de Coria del Río, El Viso del Alcor, Paradas y Alcalá del Río. De todos modos, menos interés ha causado el capítulo destinado a financiar inversiones. Si en la primera convocatoria, fueron 18 consistorios los que se adhirieron, en esta ocasión sólo hay tres casos solicitados y admitidos: nuevamente Coria del Río, que ha pedido 56.420 euros para este capítulo; Aznalcázar, con una partida de 256.647 euros, y Valencina de la Concepción, con un montante de 337.479 euros.   tercera convocatoria. Esta es la segunda fase de la línea de anticipos reintegrables de la Diputación (FEAR). En una primera convocatoria, se acogieron 50 de los 103 municipios con convenio con el Opaef –repartidos en 5,5 millones en inversiones, 8,2 millones para saldar deuda con los bancos y 4,6 millones para operaciones a corto plazo–. Sin embargo, como las solicitudes sólo dieron para la mitad de los fondos que se consignaron para tal cometido –17,7 de los 36 millones previstos–, se decidió abrir una segunda convocatoria que diera un margen de maniobra a los ayuntamiento que no habían cumplido todos los requisitos –como tener el presupuesto actualizado, remanente de tesorería positivo y endeudamiento inferior al 75 por ciento–. De ese tiempo extra surgió esta segunda convocatoria, que disponía de 17,65 millones de euros de los cuales apenas se ha podido utilizar un 50 por ciento –7,2 millones–. Como el fondo previsto desde principios de año aún no se ha agotado, debido a que existen ayuntamientos que siguen sin cumplir los criterios que se recogen en las bases para acogerse a esa modalidad de préstamos, la institución provincial avanzó que habrá una tercera oportunidad, en forma de convocatoria, en la que se pondrán en carga los diez millones que quedan para conceder a los municipios sevillanos.

  • 1