Local

Una vivienda de madera será demolida por ilegal

el 28 feb 2013 / 22:26 h.

TAGS:

El Juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla ha condenado a seis meses de cárcel a una pareja por construir una casa de madera de 56 metros cuadrados sin pedir licencia al Ayuntamiento y en un  suelo declarado no urbanizable en la localidad sevillana de Utrera, construcción que además deberán demoler asumiendo el coste de la misma.
Según consta en la sentencia, consultada por Europa Press, la juez dice que los acusados, A.G.F. y R.P.L., adquirieron en el año 2005 una parcela vallada de 1.000 metros cuadrados en una finca ubicada en el paraje conocido como Cónica y Vallehermoso de Utrera, aunque en la escritura hicieron constar que adquirían una participación indivisa de la finca “para eludir la expresa prohibición de dividir fincas por debajo de la unidad mínima de cultivo”, agrega el texto.

La finca se encuentra ubicada en suelo clasificado como no urbanizable común según el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Utrera, de modo que prohíbe en este paraje las construcciones vinculadas al uso residencial.
“Pese a saber que no podían hacerlo y sin solicitar licencia municipal”, los acusados edificaron entre 2006 y 2007 una casa de madera de 56 metros cuadrados con porche y buhardilla, contando con suministro de agua y fosa séptica, dice la juez, que asevera que las obras “no son autorizables o legalizables” y fueron paralizadas por el Ayuntamiento.
A la llegada de los agentes de la Policía en el mes de febrero de 2007, las obras ya estaban terminadas, relata la magistrada, que indica asimismo que los peritos han estimado el coste de reposición de la finca a su estado original en 8.783 euros.

El juicio por estos hechos no llegó a celebrarse después de que los imputados mostraran su conformidad con la petición de la Fiscalía.  De esta manera, la juez los condena a pasar seis meses de cárcel, además de afrontar el pago de una multa de 1.440 euros por un delito contra la ordenación del territorio. De igual forma, la sentencia recalca que deberán asumir el coste de la demolición de la casa de madera construida.

  • 1