Deportes

Una vuelta después, también séptimos

El Sevilla ha puesto fin a una serie de seis partidos sin ganar que le ha costado decir adiós a la posibilidad de revalidar el título de Copa y prácticamente a la Champions. Hace cinco meses, Manzano cogió al equipo situado en séptima posición. Hoy día, continúa séptimo.

el 20 feb 2011 / 22:44 h.

Kanouté lucha con Thomert.

El pasado 26 de septiembre, la era Antonio Álvarez llegó a su fin tras perder en el Rico Pérez frente al Hércules (2-0). Álvarez dejó al equipo situado en el séptimo puesto de la clasificación con ocho puntos, a cinco del entonces líder (Valencia), a cuatro del segundo (Villarreal) y tercer clasificados (Barcelona), a tres del cuarto (Real Madrid), a dos del quinto (Atlético) y a uno del sexto (Espanyol). El Mariscal no había perdido más tren que el de la Champions, el que verdaderamente hacía falta coger. El tren, en definitiva. Pero no fue así, y la sombra de esa decepción fue tan alargada que le costó el cargo.

Gregorio Manzano tomó el testigo. Su misión, reflotar la nave e intentar que la temporada fuera exitosa pese al enorme varapalo que supuso decir adiós a la Champions. El de Bailén cogió al equipo ocupando el séptimo puesto. Ahora, una vuelta después, el Sevilla sigue ocupando esa misma clasificación. El problema son los matices, claro.

Actualmente, el Sevilla está a 31 puntos del líder Barcelona, a 26 del segundo clasificado (Real Madrid), a 14 del tercero (Valencia), a 12 del cuarto (Villarreal), a 4 del quinto (Athletic) y a 3 del sexto (Espanyol). La carrera de fondo llamada Liga termina poniendo a cada uno en su sitio. El mejor es el Barcelona y por algo es el líder. Y el séptimo mejor hoy por hoy es el Sevilla. ¿Habría seguido metido en la pomana con Álvarez? Nadie puede afirmarlo. Además, un proyecto es algo más que un entrenador.

Con Manzano, en Liga, el Sevilla lleva tantas victorias (ocho) como derrotas, además de dos empates. La victoria frente al Hércules permite ocupar provisionalmente en un puesto con sabor a competición continental, el mismo que ocupaba cuando Álvarez recogió sus bártulos. El Sevilla de Manzano lo ha hecho bien en la Copa y ahora se juega el ser o no ser en la Europa League. Por el contrario, en el campeonato las brechas se han disparado.

  • 1