martes, 22 enero 2019
20:49
, última actualización
Deportes

Unai se pone a 100

El entrenador del Sevilla será centenario este sábado en el Camp Nou. El vasco supera con nota las expectativas creadas.

el 19 nov 2014 / 10:18 h.

SEVILLA FC 14-15 Unai sonríe con la tarta que le regaló El Decano. Foto: Manuel Gómez. Cómo pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando el Sevilla anunciaba la destitución de Míchel al frente del primer equipo y nombraba como sucesor a Unai Emery Etxegoien. El calendario marcaba 14 de enero de 2013. En 22 meses, el de Hondarribia está a punto de cumplir 100 partidos oficiales en el banquillo sevillista. Todo un hito si se repasa la centenaria historia de la entidad, donde sólo siete entrenadores (Caparrós, Cardo, Jiménez, Juande, Helenio Herrera, Campanal I y Carriega)  con anterioridad habían superado esta redonda cifra. Un tiempo en el que Emery devolvió al Sevilla a Europa y, lo que es más importante, pidió prestadas las llaves de la vitrina de trofeos para introducir una tercera Europa League que dio aún más lustre a la sala de trofeos del Ramón Sánchez-Pizjuán. Esa final del 14 de mayo –justo 16 meses después de su llegada– es el momento más dulce e importante del vasco en el conjunto nervionense, e incluso en su carrera en los banquillos, puesto que se quitaba el cartel de técnico de resultados sin títulos con una copa que de verdad necesitaba. Sin embargo, este “loco del fútbol”, como lo califican algunos de sus jugadores y personajes que han convivido con él en este particular mundo, no se detiene aquí. A sus 43 años aún le queda cuerda para rato y su deseo e ilusión es llevar al Sevilla a la máxima competición continental. Jugar la Champions es el anhelo de entrenador, plantilla y directiva. El reto no es sencillo, pero los pasos que está dando el equipo van en esa dirección: en volver a construir un grupo que luche cada año por pelear la cuarta plaza, sin incurrir en gastos que posteriormente no pueda afrontar el club. Desde todos los estamentos del Sevilla –dejando a un lado la afición, con opiniones divididas– se considera que Emery es el hombre perfecto para alcanzar los éxitos. No sólo vive dedicado a su profesión, con unos resultados que le respaldan, sino que encima es capaz de poner en valor a los profesionales que Monchi pesca en el mercado. El Sevilla se ha vuelto a poner de moda como escaparate donde los grandes y nuevos ricos invierten en sus activos. Una máquina de hacer dinero que ayuda a que el ambicioso proyecto sevillista pueda ser real año tras año. Números importantes De sensaciones ni buenas relaciones vive el hombre en el fútbol.Los banquillos no son sencillos, sino que se lo pregunten al propio Sevilla. En la primera época de Del Nido y Monchi, Caparrós, Juande y Manolo Jiménez entraron en el top 10 de técnicos con más partidos dirigidos en el club –el de Arahal fue el primer cesado en el nuevo siglo–. Después vino una época oscura con Antonio Álvarez, Manzano Marcelino y Míchel, donde ninguno terminó una temporada completa. Con todo esto, la contratación de Unai Emery se vio cómo un nuevo intento por estabilizar el equipo, con un entrenador que destacaba por sus números en anteriores clubes, pero con un discurso futbolístico que no entraba en la mente de muchos aficionados –como le pasó a Manolo Jiménez–. Sería el tiempo el que tendría que juzgar. Y bien que lo ha hecho. En sus primeros seis meses fue capaz de meter al Sevilla en Europa, pese a lograrlo desde la novena plaza por sanciones al Málaga y no concesión de licencia al Rayo. Además, vivió su primera eliminatoria grande en Nervión con una semifinal de Copa del rey frente al Atlético de Madrid. Fue ahí cuando el sevillismo recobró la ilusión de anteriores temporadas. De esa clasificación europea un tanto extraña, nadie hubiese esperado que el Sevilla saliese campeón de la que está considerada como su competición. Hubo que vencer muchos partidos y eliminatorias cuesta arriba. Nadie olvidará la tanda de penaltis ante el Betis, el gol de Mbia en Mestalla o las paras de Beto, nuevamente desde los once metros, en Turín. Un título que no hicieron que el equipo se tambalease en Liga, pese a un inicio desconcertante. Quinto clasificado y unos números que indicaban que un buen Sevilla estaba de regreso. De los 99 encuentros que Unai ha dirigido al conjunto sevillista, en 49 de ellos se hizo con la victoria. En el Camp Nou podría sumar la número 50 en 100 partidos, un porcentaje exacto del 50%, algo que está al alcance de muy pocos en la historia del club. El único pero a esta cita con la historia en el Sevilla es que el centenario de Unai Emery se cumplirá en el Camp Nou, un estadio donde siempre ha perdido (nueve visitas) y un rival al que nunca ha logrado vencer. Es precisamente en estos campos y ante adversarios de esta índole donde los detractores del vasco salen a la luz. Pero es justo en días así y en fechas tan señaladas donde el destino toma otra dirección y se encarga de poner a cada uno en su sitio. Vencer en Barcelona está al alcance de muy pocos y, pase lo que pase, Unai superará el centenario, y quién sabe si llegará al récord de 226 partidos de Caparrós, su rival en el 101...

  • 1