viernes, 26 abril 2019
13:38
, última actualización
Local

Unas 2.000 víctimas de todo el país estarán controladas por GPS desde 2009

El Ministerio del Interior comenzará a controlar a partir de 2009, mediante un sistema de GPS vía teléfono móvil, a unas 2.000 víctimas de violencia de género de toda España, que se encuentran en riesgo extremo y alto, así como a sus agresores.

el 15 sep 2009 / 18:00 h.

TAGS:

El Ministerio del Interior comenzará a controlar a partir de 2009, mediante un sistema de GPS vía teléfono móvil, a unas 2.000 víctimas de violencia de género de toda España, que se encuentran en riesgo extremo y alto, así como a sus agresores.

Así lo anunció el jefe de Servicio de Sistemas, Comunicaciones y Nuevas Tecnologías del gabinete de Estudios de Seguridad Interior, Manuel Izquierdo, tras participar en Murcia en una jornada de formación sobre el Sistema de Seguimiento Integral de Víctimas. Según Izquierdo, en España existen unas 200 víctimas de violencia de género de riesgo extremo, una de ellas en la Región, y 1.800 de riesgo alto, de las cuales 59 son murcianas.

Izquierdo indicó que mediante este sistema, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado implantarán un dispositivo GPS en los móviles de las víctimas que lo soliciten y una pulsera a sus agresores, que permitirá a los 20.000 agentes que componen en España las unidades contra la violencia de género saber dónde se encuentran ambos en cada momento. A través de este sistema también se enviará un mensaje al teléfono móvil de las víctimas como alerta del posible riesgo que sufren, y si éstas son extranjeras y no conocen el idioma, o no saben leer, se les enviará un mensaje de voz en su lengua.

Este dispositivo forma parte del Sistema de Seguimiento Integral de Víctimas, puesto en marcha por el Ministerio del Interior en marzo del pasado año, en cuya creación han trabajado alrededor de 300 especialistas de la Policía Nacional, la Guardia Civil y de diversas universidades españolas, con el objetivo de coordinar las actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Según Izquierdo, este sistema se pone en marcha una vez que la víctima denuncia, tras lo que se valora el riesgo que sufre, se inicia un protocolo de actuación y, tras obtener una orden judicial, se aplican las medidas adecuadas al caso.

Todas las agresiones denunciadas se registran en un sistema informático al que tienen acceso la Policía Nacional y la Guardia Civil de todo el país, que es nutrido por las informaciones e informes que sobre los distintos casos van introduciendo los agentes, y que es capaz de determinar, siguiendo unos patrones, el riesgo y las medidas que han de adoptarse, "aunque siempre se corroboran con la opinión y experiencia de los policías que llevan el caso", apuntó.

Añadió que durante 2009 está previsto que se adhieran a este sistema las policías locales de los distintos ayuntamientos del país, al tiempo que indicó que la pretensión es que este sistema se aplique en toda Europa de forma global para crear una base de datos que interconexione a todas las instituciones que intervienen en la protección y seguridad de la víctimas.

  • 1