Local

Unas cuentas 'bajo cero' abren el Maestranza al gran público

The Impertial Ice Stars convierte el escenario del coliseo sevillano en una pista de patinaje.  Este tipo de espectáculos buscan rentabilidad comercial para paliar los recortes de las administraciones

el 26 dic 2012 / 21:36 h.

TAGS:

Cinco toneladas de cubitos de hielo adquiridas en Mercasevilla, 34 horas de trabajo para una treintena de técnicos y unas administraciones que han dejado tiritando el presupuesto del Maestranza . Estos han sido los ingredientes necesarios para que el teatro que nació con la vocación de convertirse en el gran espacio lírico del sur de Europa se transforme por unos días en una pista de patinaje para recibir El Cascanueces sobre hielo, la última producción de la compañía The Imperial Ice Stars, que podrá verse desde hoy y hasta el domingo.

El jefe de producción de este montaje, Luis Drake, invitó ayer a la prensa local a contemplar el proceso de adaptación de la escena para recibir una obra de este tipo. No es un trabajo sencillo. Tras dedicar toda la mañana a levantar los decorados de la escenografía, la tarde se empleó en crear la pista. Primero, se colocó la base, una piscina de 14 metros de largo por 14 de ancho, sobre la que se vertieron las cinco toneladas de cubitos de hielo con el objetivo de acelerar la congelación del agua que posteriormente se añadió. El resultado, una lengua de hielo de 14 toneladas que alcanzará los diez centímetros de profundidad.Una lámina de microtubos recorre el interior de esta piscina, distribuyendo glicol de etileno, un líquido congelante que facilitará la conservación de la superficie. Además, dos máquinas refrigerantes, situadas en el exterior del teatro y conectadas al escenario por dos conductos, mantendrán una temperatura que permitirá dejar la escena a unos diez grados bajo cero. El proceso de construcción de la pista es una labor "artesanal", según explicó Drake, que relató cómo un especialista pasa toda la noche vertiendo agua en la piscina cada 30 minutos y limando la superficie para evitar cualquier protuberancia en el hielo que pueda molestar la labor de los patinadores. El mantenimiento será continuado, desde hoy mismo hasta la última función, para garantizar que todo esté listo para que los 25 artistas que hacen realidad este espectáculo trabajen sin problemas. La llegada de este Cascanueces sorprendió a muchos, sobre todo, teniendo en cuenta las numerosas quejas de las grandes productoras madrileñas, que hace un par de años, cuando Sevilla carecía de un gran auditorio como el de Fibes, lamentaban que el Maestranza no aceptara albergar sus musicales y montajes comerciales, teniendo que acudir al limitado Lope de Vega o a polideportivos.

Sin embargo, la crisis ha dejado, más que congeladas, bajo cero, las cuentas del teatro. El Gobierno y la Diputación han recortado al 50% su aportación, mientras que la Junta baja un 20% y el Ayuntamiento mantiene las rebajas de años anteriores. En concreto, el Estado aportará 1.058.830 euros, mientras que la Consejería de Cultura pondrá 1,4 millones al coliseo. El Consistorio invertirá 913.000 euros, y la mitad de esa cifra, la Diputación. Lo habitual era que antes de las fiestas navideñas se reuniera el Consorcio del Maestranza, donde están representadas las cuatro administraciones, para aprobar las cuentas del espacio lírico del siguiente año. De la reunión que tocaba en 2012 aún no se conoce la fecha, aunque desde luego no será antes del próximo enero. Y aunque el director del teatro, Pedro Halffter, tiene ya cerrada la programación hasta verano, lo que peligra es la calidad y el número de óperas que podrán contratarse para la temporada 2013-2014 a cuenta de estos tremendos hachazos. Con este panorama, ningún espacio escénico, ni los más elitistas, pueden hacer ascos a musicales, ballets sobre hielo o conciertos de todo tipo -recuérdese que David Bisbal cantó en el Teatro Real de Madrid-. Esto, por otra parte, permite abrir instituciones culturales que hasta ahora eran frecuentadas por un sector más minoritario al gran público, sin perder del todo su esencia. El productor de El Cascanueces sobre hielo defiende que su compañía ha "trabajado en todos los grandes teatros de España", entre los que cita la Ópera de A Coruña. "Estos espectáculos son muy llamativos, funcionan bien en taquilla y no desentonan con la línea de este teatro", sostiene Drake. Sí reconoce que no ha estado nunca, por ejemplo, en el Real de Madrid o el Liceo de Barcelona, aunque sí han estado presentes en el Palacio Real, durante los Veranos de la Villa, que se celebran en sus jardines, y otros "sitios de renombre"."Las reticencias hasta ahora habían sido técnicas, porque a muchos les daba miedo mezclar el agua con el teatro. El otro tipo de reticencias son más propias de tiempos del pasado y esas posturas están cambiando. Un espectáculo como éste tiene cabida en los recintos tradicionales de la lírica", asegura.

El coste del montaje no excede al de cualquier ópera que visite el Maestranza, y los ingresos, en cambio, sí que pueden superar a los de otros montajes habituales. Por el momento, se han puesto a la venta 10.800 entradas y aún quedan algunas por vender. Habrá que esperar al balance pero, según comenta Drake, volverán al Maestranza.

  • 1