Local

Unasur no logra que Colombia y Venezuela superen su crisis

Los cancilleres pasan el testigo tras el fracaso a los presidentes.

el 30 jul 2010 / 20:00 h.

TAGS:

El canciller de Ecuador (2-d) conversa con su homólogo venezolano.

Los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) no lograron ayer superar la crisis diplomática entre Venezuela y Colombia y pasaron el testigo a los presidentes de la región, por considerar que el tema requiere de una definición "del más alto nivel". Los mandatarios tendrán que definir fecha y lugar para la cita, lo que también podría suponer otra situación, pues el presidente colombiano, Álvaro Uribe, dejará el poder, el próximo 7 de agosto, en manos de Juan Manuel Santos, quien ya ha anunciado la intención de su administración de mejorar las relaciones con sus vecinos.

El conflicto diplomático estalló el jueves de la semana pasada, después de que el Gobierno de Bogotá, en una reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), denunciara la supuesta presencia de cientos de guerrilleros colombianos en suelo venezolano. Venezuela consideró esa denuncia como una "agresión", rompió la relación diplomática con Colombia y pidió a Ecuador -que ocupa la presidencia temporal de la Unasur- una reunión extraordinaria y urgente del Consejo de cancilleres para tratar la situación. Ecuador logró convocar, en apenas una semana, a ocho cancilleres y dos vicecancilleres y, con la sola ausencia de Guayana, fijó para ayer la reunión pedida por Caracas. A puerta cerrada y con un nutrido contingente de periodistas a la espera -unos 250, según la Cancillería ecuatoriana-, los ministros de exteriores de Suramérica escucharon las posiciones de Venezuela, Colombia y de otros países miembros.

Al final, no se lograron consensos ni se suscribió una declaración final, debido a lo sensible del caso, que para el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, requiere de definiciones que sólo podrían asumir los mandatarios de la región.

Al hacer un resumen de la reunión, a título personal, pero flanqueado por los cancilleres de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Colombia, Jaime Bermúdez, Patiño destacó la cita como un paso "muy importante, hacia adelante", ya que se sentaron en una misma mesa de discusión las dos partes en conflicto.

También detalló algunos "puntos de acuerdo" que surgieron en la cita, sobre todo el compromiso de la Unión "por la construcción de las condiciones para que la paz, armonía y cooperación pueda reinar en la región".

A pesar de las buenas palabras de Patiño, el Gobierno de Colombia acusó ayer al de Venezuela de boicotear una declaración final consensuada en la cumbre. "Logramos una declaración prácticamente consensuada por todos" en la que estaba incluida la petición de Colombia de crear un "mecanismo de cooperación eficaz y verificación" de la supuesta presencia de guerrilleros en Venezuela, declaró a varias emisoras locales el canciller colombiano, Jaime Bermúdez. Sin embargo, en el "último minuto Venezuela se echó para atrás, cuando ya todos los cancilleres habíamos decidido la posición oficial", agregó. Bermúdez destacó que incluso el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, "aceptó la versión inicial" de la declaración, que, añadió, incluía la petición de Colombia, pero "cuando hizo consultas, seguramente a Caracas, al final eso se dañó".

Propuesta las Farc. Por su parte, el máximo líder de las FARC, Guillermo León Sáenz, alias Alfonso Cano, propuso ayer a las autoridades colombianas "conversar" para superar la "terrible situación" que vive el país, como calificó al conflicto interno. "Seguimos empeñados en buscar salidas políticas a la situación, aspiramos a que el Gobierno que entra reflexione y no engañe más al país (diciendo) que es el fin del fin, eso no es cierto", afirmó Alfonso Cano.

  • 1