Economía

Unicaja reactiva la alianza con Caja España y ‘se hace’ banco

Seguirá el modelo emprendido por La Caixa y no perderá así la esencia de caja.

el 20 mar 2011 / 23:08 h.

TAGS:

Braulio Medel y José Antonio Arcos (Caja Jaén), la única operación cerrada.

El Banco de España ya ha establecido el tablero de juego y ha fijado los plazos. Antes de final de mes todas las cajas de ahorros tienen que tener diseñados sus planes de viabilidad para alcanzar el nivel de solvencia exigido. La carrera ha comenzado y la andaluza Unicaja, que ha permanecido soltera aunque no ajena a los matrimonios forjados en este proceso de reestructuración, ha decidido no quedarse atrás. Y parece haber encontrado, al fin, a su socio ideal tras los frustrados intentos con Caja Castilla-La Mancha (CCM) y Cajasur.

La entidad resultante de la unión de Caja España-Caja Duero es la opción más favorable para la andaluza, después de que sólo hace unos días ésta anunciara el fracaso de los contactos mantenidos con el Sistema Institucional de Protección (SIP) o fusión fría del Grupo Mare Nostrum, en el que participa Caja Granada.

Pero para que esta alianza fragüe, Braulio Medel, presidente de Unicaja, ya tiene pergeñado el modelo, que no es otro que el de constituir un banco, al que traspasar los activos y pasivos de la caja andaluza, y que será el instrumento a utilizar para llevar a cabo esta operación. Sobre la mesa está el reparto del poder en una proporción de 60%-40%, inclinándose la balanza del lado de la andaluza, dada la necesidad de recapitalizarse de las castellanoleonesas.

De hecho, esa transformación será uno de los principales asuntos que Medel llevará al consejo de administración antes de que concluya este mes, fecha límite impuesta por el órgano supervisor para conocer qué es lo que piensa hacer cada entidad y de qué manera proyecta reforzarse.

Se trata de una iniciativa que cuenta con el respaldo del sindicato CCOO, que considera que ése es el único camino a seguir, mientras que UGT no ha aclarado cuál será su postura, aunque ya se pronunció en contra en el caso de la incorporación de Cajasol a otro SIP, el de Banca Cívica.

Caja España-Duero es el socio ideal para Unicaja. No se producen solapamientos de oficinas ni de los territorios naturales en los que cada una de ellas está implantada, con lo que los reajustes internos serán mínimos.

La primera está necesitada de una inyección de capital para superar el mínimo de solvencia exigido por el Ministerio de Economía, y la segunda no quiere dejar pasar un tren que podría deslucir sus resultados y dejarla en peores condiciones que sus competidoras si continúa el camino en solitario, ya que tendría que responder ante una exigencia de capital principal del 10% -que, por otro lado, acredita holgadamente, ya que cuenta con un 13,1% de core capital-.

Además, según los últimos datos ofrecidos por el Banco de España, la unión de las cajas castellanoleonesas sólo requeriría un capital extra de 463 millones de euros para alcanzar ese listón del 10%.

Caja España-Caja Duero celebrará esta tarde en León un consejo de administración en el que se abordará el futuro de la entidad, aunque la cita será meramente informativa y no está previsto que, en principio, se adopte ninguna decisión.

El único punto del orden del día establece que el presidente de la entidad, Evaristo del Canto y el director general, Lucas Hernández, den cuentas sobre los contactos establecidos en los últimos días y el futuro de la caja, tras las dificultades halladas para incorporarse al SIP de Mare Nostrum.

Fundamental ha sido el apoyo del PP en este movimiento que, a priori, y por el color político de las dos comunidades autónomas implicadas -Andalucía (PSOE) y Castilla y León (PP)- ve con buenos ojos las sinergias que pueden generarse entre ambas.

EL REFERENTE. El espejo en el que mirarse lo encuentra Unicaja en La Caixa, que ha creado su propio banco utilizando para ello la base de Criteria (holding de participadas) y el único modelo que le permite ser caja y banco a la vez, en el sentido de que es la caja la que toma las decisiones y nombra al consejo de administración del banco.

La Caixa ha traspasado su negocio financiero a un banco, Caixabank, del que es su principal accionista -con hueco para incorporar inversores privados en una quinta parte de su capital social- aunque seguirá bajo la fórmula jurídica de cajas. Esto es, el banco actúa como una especie de filial que sigue dependiendo de la cúpula de la caja.

La bancarización de Unicaja será, por tanto, la única fórmula para conseguir no perder la esencia de lo que es una caja a pesar de transformarse en un banco.

La mejor opción posible
En el camino queda la falta de entendimiento con la caja de ahorros con un perfil más parecido a la andaluza, Ibercaja, la entidad comandada por Amado Franco. Al final, ese trato de tú a tú -semejantes tamaños, fortalezas y buenos resultados- hacía complicado que una de las dos cediera en cuestiones tan delicadas como dejar ir la sede social.

Pero han sido más los novios que se le han buscado a la entidad andaluza. Algunos de ellos, con graves problemas y fuertes necesidades de capital, que podrían haber lastrado los buenos indicadores de la malagueña. Sólo baste mirar hacia el norte y ver la difícil digestión que la vasca BBK está teniendo con Cajasur y su agujero.

Sin embargo, la malagueña ha logrado escabullirse de un buen marrón, el que le hubiera supuesto actuar de caballero blanco para Catalunyacaixa que, con una necesidad de insuflarse de 1.718 millones de euros, hubiera hundido el liderazgo de solvencia del que presume la andaluza.

Finalmente, los deseos por conseguir una solución a la catalana ha permitido a Medel zafarse de esa hipótesis, al igual que de otras campañas que le animaban a mirar hacia Galicia para acudir al rescate del restante grupo de cajas en peores condiciones.

No en vano, Novacaixagalicia es, con diferencia, el grupo cuya capitalización se encuentra en un estado más delicado, puesto que sus requerimientos son los más elevados del conjunto de las finanzas españolas -sin contar con Bankia-. Nada menos que 2.622 millones de euros, prácticamente la misma cifra que en la que está valorado su capital principal (2.851 millones de euros).

  • 1