Local

Unicaja urge a Cajasur a ajustar red y plantilla antes de la fusión

Condiciona la operación a este paso «previo, necesario y acordado»

el 05 nov 2009 / 21:41 h.

TAGS:

Sólo han pasado dos semanas del último encontronazo entre Cajasur y Unicaja y ya ha surgido otro -el tercero desde el inicio de las negociaciones formales para la fusión-, esta vez a cuenta de la parálisis en el plan de negocio de la entidad cordobesa, que contenía cierre de oficinas y recorte de empleados, y de su decisión de seguir repartiendo a la plantilla la tradicional paga del Día del Ahorro, un adelanto con cargo a unos objetivos económicos que, con la crisis económica y tal y como está la caja de ahorros, es improbable que se cumplan.

Estos dos asuntos han creado un nuevo malestar en la entidad financiera malagueña, que los habría interpretado como más piedras en el camino puestas por la presidencia de Cajasur, en manos de Santiago Gómez Sierra. Así se lo trasladará el próximo lunes en una reunión al máximo nivel ejecutivo, y que fue aplazada esta semana por "problemas de agenda". Sin embargo, y tras la última polémica a cargo de la reforma andaluza de la Ley de Cajas y la eliminación de los privilegios de los curas-cajeros, las heridas siguen abiertas, de ahí la lentitud de las negociaciones, indican fuentes financieras.

El citado plan de negocio que, en solitario, presentara la entidad cordobesa al Banco de España, recogía 54 cierres de sucursales en un máximo de dos años, al tiempo que prescindía, vía prejubilaciones y bajas incentivadas, de no menos del 10% de la plantilla, alrededor de 300 empleados. A cierre de 2009, Santiago Gómez Sierra no habrá acometido siquiera ni un tercio de los compromisos con el supervisor en primavera. Después éste le impuso como la alternativa a la intervención su matrimonio con la caja de Medel.

Pero fuentes de Cajasur se defienden recordando que ese proyecto, con el que la entidad quería seguir caminando sola, se presentó de forma individual y, tras iniciarse el proceso de unión con Unicaja, se precisa un reajuste del mismo. Explican, además, que la fusión obliga a replantearse la dimensión que tendrá el recorte en la red de sucursales y, por tanto, en la plantilla. Aquel proyecto se queda ahora sin validez, habida cuenta de la trascendencia de la operación con Unicaja.

Pero en Málaga, y según fuentes financieras, todo se ve distinto, pues consideraría que el recorte comercial y laboral es "necesario y previo" a la fusión. Es decir, que ésta quedaría condicionada a que Cajasur cumpliera lo pactado con el supervisor.
Es más, estas fuentes señalan que durante las negociaciones "la cuestión [del ajuste] quedó muy clara para ambas partes" y no entienden, pues, la marcha atrás en el plan de Cajasur ni tampoco su inacción. Postura oficial de la entidad que preside Braulio Medel no hubo.

En cambio, la posición de la dirección de Cajasur es compartida por el sindicato mayoritario en la caja cordobesa, Aspromonte, que considera que ya no tiene sentido el mencionado plan, al tiempo que lamentó que no se haya convocado aún la mesa para la negociación laboral.

Desde CCOO, su secretario general cordobés, Rafael Rodríguez, también rechazó esa parálisis laboral e insistió en que los trabajadores "no son los responsables" de la situación que atraviesa Cajasur, que sí "tiene nombres y apellidos y todos los conocemos", y a quienes "la historia y la autoridad monetaria les deberá pedir responsabilidades". Por su parte, el representante sindical de UGT en la caja, Luis Torres, solicitó el esfuerzo de todos para "trabajar en la misma dirección" y lograr que el proceso de fusión no acabe de un modo "traumático", sino "en beneficio de todos".

En cuanto al otro asunto que suscita el malestar de Unicaja, el de la paga distribuida el pasado 30 de octubre, no está recogida en convenio, pero es una tradición en la casa con cargo a los objetivos económicos. Se repartieron alrededor de 1.100 euros por igual a todos los trabajadores por la presión de los sindicatos y por orden directa de Gómez Sierra, pese a que la Dirección General intentó pararla argumentando que los objetivos no se iban a cumplir. Primó la tradición, pese a que en la plantilla se da por seguro que este año no habrá en diciembre la paga de beneficio.

  • 1