Economía

Unicaja y Cajasur buscan el visto bueno a la fusión

Ahora que parece que la senda emprendida hacia la gran caja andaluza no tiene vuelta atrás, el siguiente objetivo es que nada obstaculice ese camino. Para allanar aún más el terreno a la fusión emprendida entre Unicaja y Cajasur con Caja de Jaén como tercer compañero de viaje, la Junta no pondrá objeción a modificar la Ley de Cajas para que nadie se quede sin sillón en el futuro consejo.

el 16 sep 2009 / 06:03 h.

I.C.R / EL CORREO

Ahora que parece que la senda emprendida hacia la gran caja andaluza no tiene vuelta atrás, el siguiente objetivo es que nada obstaculice ese camino. Para allanar aún más el terreno a la fusión emprendida entre Unicaja y Cajasur con Caja de Jaén como tercer compañero de viaje, la Junta de Andalucía no pondrá objeción a modificar la Ley de Cajas para que nadie se quede sin sillón en el futuro consejo.

El Gobierno andaluz, satisfecho por el paso dado por Unicaja, Cajasur y Caja de Jaén que avanza en el anhelado objetivo de crear una gran caja de ahorros andaluza -que no única-, está dispuesto a no poner trabas en el camino recién emprendido. Y, por ello, la Junta mostró ayer su disposición a modificar la Ley andaluza de Cajas para "facilitar" el proceso de unión entre la cordobesa y la malagueña.

A priori, y a falta de conocer los detalles del acuerdo alcanzado el pasado lunes en Sevilla, se trata de una concesión para encajar el reparto de la cuota de poder de modo que nadie se quede sin sillón. Así pues, el quid de la cuestión estaría en dar cabida en el consejo de administración a los representantes de las entidades fundadoras de las tres cajas implicadas.

Según rige la Ley de Cajas, el consejo de administración debe estar formado por 20 miembros: cuatro en representación de las corporaciones municipales, tres por el Parlamento andaluz, tres por el colectivo de empleados, cinco en nombre de los impositores, dos de otras organizaciones (aquí entran consumidores, vecinos, CES, etc.) y otros tres por las entidades fundadoras. Y he aquí los agravios.

La singularidad de Cajasur y su vinculación con la Iglesia ha sido uno de los caballos de batalla de la negociación. De hecho, en su consejo se mantenía la excepcionalidad de contar con ocho representantes de las fundadoras (seis del Cabildo catedralicio y dos de la Diputación).

El planteamiento de la cordobesa pasa por contar con dos miembros del Cabildo y uno de la institución provincial. Y para ello sería necesario ampliar el número de miembros de 20 a 24 para no perjudicar al resto. Las dudas asaltan ahora, precisan fuentes sindicales, sobre si se aprovechará para introducir nuevas reformas.

Pero el proceso avanza. Los presidentes de Unicaja y Cajasur, Braulio Medel y Santiago Gómez Sierra, presentaron ayer el proyecto ante el Banco de España y, a la salida, preguntado sobre si la entidad pedirá ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), éste último dijo que "el decreto está ahí, pero no estamos en ese tema".

En sintonía con el comunicado enviado por ambas entidades a la CNMV en el que no se daban por finalizados los contactos y cualquier otra apreciación es tachada de "prematura y poco prudente", Gómez Sierra ahondó en que confía que las conversaciones "lleguen a buen fin" y apostilló que no se ha cerrado "ningún acuerdo formal".

De hecho, el consejo de administración de Cajasur previsto para hoy ha sido aplazado para otro día, probablemente, de esta semana, para abordar la fusión, que dará como resultado la sexta entidad española. La nueva caja, que será presidida por Medel, tendrá como denominación la suma de ambas, Unicajasur, y los órganos se repartirían con una cuota de dos tercios para la malagueña, un tercio para la cordobesa y con representación de la jiennense.

El portavoz del Ejecutivo regional, Manuel Pérez Yruela, precisó que la Junta "siempre ha visto como algo positivo" la fusión entre las cajas en aras de un reforzamiento del sistema financiero andaluz. Y, cuestionado por que Cajasol pueda buscar fusiones con entidades extremeñas, precisó que "sigue prefiriendo" uniones entre las de la misma comunidad, pero que "de ninguna manera" puede impedir que sea de otra forma porque "tienen autonomía".

  • 1