viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Economía

Unicajasur suaviza el ajuste de plantilla pero aún no convence

De 1.224 personas menos a 700, que se irían voluntaria o forzosamente

el 17 may 2010 / 20:42 h.

Trabajadores de Cajasur durante la manifestación convocada ayer por Aspromonte.

Con la urgencia acarreada por la cercanía del próximo viernes, día en que los consejos de Unicaja y Cajasur deben aprobar, por orden del Banco de España y sin más demora, el proyecto de fusión, y con la manifestación ayer por las calles de Córdoba capital como tensión añadida, las dos cajas de ahorros andaluzas están tratando de arrancar un pacto laboral de mínimos sobre la base de una rebaja del número de empleados que sobrarían y un programa ampliado de prejubilaciones y de bajas incentivadas, éstas ahora mejor remuneradas que antes.

Fuentes sindicales dijeron a este periódico que veían muy difícil rubricar "un acuerdo laboral con todos sus avíos" antes del día 21, aunque sí un "acta" con unos mínimos y el compromiso de las partes de negociar el conjunto de detalles con el 30 de junio como fecha tope, cuando las asambleas generales de las entidades han de dar el visto bueno definitivo a la unión. No obstante, las fuentes insistieron en que ese acercamiento depende, en todo caso, de que conste por escrito que las cajas renuncien a aplicar un ajuste traumático y, por tanto, la no obligatoriedad y la universalidad (que se pueda acoger la plantilla al completo) serán condición sine qua non. Y ni oír hablar de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

¿Qué plantea el futuro matrimonio? En primer lugar, la cifra de empleados afectados por el recorte de plantilla era inicialmente de 1.224, de ellos 988 en Cajasur y el resto, en Unicaja. La novedad estriba en reducir el ajuste a 700, de los que unos 428 serían de la caja cordobesa. En segundo lugar, el ahorro que se pretendía cosechar en personal, casi 57 millones de euros, bajaría en Cajasur a los 36,3 millones, frente a los 43,3 del comienzo de la negociación, y los 7 millones menos saldrían de recortes salariales a la plantilla de la cordobesa. En tercer lugar, a las prejubilaciones se podrían acoger los mayores de 53 años que estén empleados en la entidad fundada por la Iglesia. Y, por último, las bajas incentivadas recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado, en lugar de 25.

Si en todo hay mejoras, ¿cuál es la principal clave del no de los sindicatos? Pues la consabida de que todas las medidas deben ser voluntarias y no obligatorias y extendidas a toda la plantilla de la futura Unicajasur. "Si no exigimos eso, al final el ajuste se convertirá en forzoso en el caso de que no se cubran ni las bajas incentivadas ni las prejubilaciones, de manera que las cajas presentarían un ERE", dijeron desde CCOO. Otras fuentes señalan, de hecho, que, al preguntarle a los directivos de las cajas que si el recorte de 700 empleados era un objetivo irrenunciable, "dijeron que sí". En cuanto a los prejubilados, cobrarían el 70% de su sueldo, pero los sindicatos piden el 90%.

Aunque las posturas están distantes, la verdad es que no son divergentes. Así, hay convocada una nueva reunión mañana -en la de ayer hubo división, pues CCOO se negó a ir para, explicó, no seguir haciendo el paripé, si bien el nexo de unión estuvo en el rechazo de todas las centrales a la última propuesta- y se prevén contactos permanentes antes del viernes para acercar posiciones.

No obstante, las fuentes de Comisiones rechazaron que la fecha límite del próximo viernes pese como espada de Damocles sobre sus cabezas. En todo caso, matizaron, pesará sobre las de los ejecutivos de las cajas. "Si existe voluntad por su parte, el acuerdo se da por seguro".

Unicaja dejó claro ayer que la reestructuración no puede tener "bajo ningún concepto" un coste superior a 200 millones de euros, de ellos 152,7 millones en Cajasur y el resto en la malagueña, e instó de nuevo a acometer los recortes "inmediatamente".

Desde Cajasur y Unicaja pactaran unir las dos entidades, han pasado ya diez meses, con varias serias advertencias de intervención de la primera por parte del Banco de España.
Mientras tanto, las cuentas de Cajasur, que en 2009 perdió 596 millones de euros, urgen la fusión y en el primer trimestre podrían revelar de nuevo números rojos. El año pasado, los fondos propios estuvieron por debajo del mínimo exigido por el supervisor. No obstante, en la caja indicaron que su posición de liquidez a 20 de abril era de 1.153 millones.

Miles de cordobeses arropan a Aspromonte  

Miles de personas arroparon ayer al sindicato mayoritario en Cajasur, Aspromonte, en la manifestación convocada en solitario por esta central, que pide "dignidad y mantenimiento del empleo" en la fusión con Unicaja.

La protesta partió de la sede central de Cajasur, en Ronda de los Tejares, y terminó frente a la Delegación del Gobierno de la Junta en Córdoba, donde el presidente de Aspromonte, Ignacio Torres, se dirigió a los presentes.

Según los organizadores, más de 10.000 personas participaron en esta manifestación, aunque la Policía Local rebajó esta cifra a 5.000 asistentes.

Por una fusión digna, defensa y garantía del empleo fue el lema de la pancarta que abrió la manifestación y a la que no acudió ningún representante del Gobierno municipal, ni de IU ni del PSOE, al entender que, aunque comparten las reivindicaciones de Aspromonte, echan de menos una unidad sindical que hubiera permitido una convocatoria conjunta.

El presidente del Partido Popular en Córdoba, José Antonio Nieto, y representantes del PA y de UPyD fueron los únicos políticos que acudieron a la protesta, a la que también asistieron otras organizaciones en apoyo de los trabajadores de Cajasur.

En este contexto, el vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, lamentó ayer la actitud del PP e IU de Córdoba en relación a las negociaciones sobre la fusión y reprochó a sus responsable provinciales que quieran que "fracase" este proceso por interés electoral.
En rueda de prensa en Sevilla, Velasco expresó su "profundo respeto" por la protesta, pero denunció la "falta de altura de miras e irresponsabilidad" del PP por apoyarla. 

  • 1