Local

Unidos por el río Chanza

Tan sólo 150 metros de asfalto han cambiado la vida a los habitantes de Pomarao (Portugal) y El Granado (Huelva). El pasado 26 de febrero se inauguró el puente sobre el río Chanza, que redujo el rodeo de 180 kilómetros entre los dos municipios a sólo doce.

el 16 sep 2009 / 01:12 h.

TAGS:

Fermín Cabanillas (efe)

Tan sólo 150 metros de asfalto han cambiado la vida a los habitantes de Pomarao (Portugal) y El Granado (Huelva). El pasado 26 de febrero se inauguró el puente sobre el río Chanza, que redujo el rodeo de 180 kilómetros entre los dos municipios a sólo doce.

"Ha influido bastante desde un primer momento", explica el alcalde de El Granado, Juan Manuel Burga, quien vaticina que los efectos del puente sobre la vida de la localidad no han hecho más que empezar. A diferencia del último puente Andalucía-Portugal -abierto en 1991 entre Ayamonte y Castro Marín-, ahora no son dos núcleos con miles de habitantes cada uno los que se han unido, sino pequeños pueblos que casi no eran conocidos por sus vecinos fronterizos hasta abrirse el viaducto. Situado en la zona oeste del Andévalo onubense, El Granado tiene poco más de 600 habitantes y Pomarao no llega a los 200.

Burga sostiene que uno de los efectos del puente es que los almacenes de pienso están exportando a Portugal, algo mucho más fácil ahora, mientras que los portugueses están introduciendo en la comarca onubense productos típicos como miel, pan y quesos: "Antes había que ir a Rosal de la Frontera o Ayamonte y llegar a Mértola, -la capital de la comarca- pero ahora los tenemos a poco más de 30 kilómetros".

La propia aldea de Pomarao se ha convertido en un atractivo turístico que sus escasas tres calles intentan asimilar lo mejor posible, con elementos característicos como el antiguo muelle cargadero de mineral o las impresionantes vistas desde la carretera hacia Mértola.

Los que se han tenido que poner las pilas son los hosteleros de El Granado, ya que en el pueblo hay sólo cuatro restaurantes, que hace un mes que reciben, sobre todo los fines de semana, a una inusitada cantidad de clientes con acento portugués.

Según el alcalde, en la carretera que une El Granado con Villanueva de los Castillejos va a abrir una gasolinera en breve, y la diferencia de precio del combustible con Portugal hará que los clientes lusos sean habituales, algo de lo que saben mucho los responsables de los surtidores en Ayamonte y Rosal de la Frontera, los dos pueblos onubenses que ya cuentan con puente para llegar a Portugal.

Y todo gracias a una palabra: Hubaal, el nombre del proyecto europeo que ha permitido adecuar 155 kilómetros de carretera que acercan más a España y Portugal a los dos lados del puente, que ha supuesto una inversión de más de dos millones de euros.

En la construcción del puente, además, se veló por que la infraestructura cumpliera con todos los requisitos de seguridad y respeto a la flora y fauna de la zona y por eso cuenta con pasos elevados y subterráneos para la fauna, tanto para cérvidos como para linces.

  • 1