Local

Uno de cada cuatro juguetes no es seguro

Salud centra sus controles este año en los bazares baratos

el 03 dic 2010 / 20:16 h.

TAGS:

Salud ha inspeccionado 500 artículos.

Ahora que empieza la campaña navideña, todo debe estar a punto para garantizar que los juguetes que recibirán los más pequeños son totalmente seguros. Por eso, a la llegada de Papá Noel o de los Reyes Magos se adelanta cada año la inspección de la Dirección General de Consumo. Después de analizar en los laboratorios los artículos, Salud ha detectado que uno de cada cuatro juguetes presenta alguna irregularidad, advirtió ayer la consejera del ramo, María Jesús Montero. Este año se han realizado 500 controles en 278 establecimientos comerciales, con especial atención a los bazares que venden los productos más baratos.


En estos controles se revisa el etiquetado y, en casos concretos, se toman muestras de los juguetes que pueden, a primera vista, presentar alguna irregularidad. De total de 500 revisiones, se ha detectado algún tipo de infracción en 105, lo que supone un 21% de los productos. En concreto, en lo que se refiere a la toma de muestras y su análisis, se han recogido 159 que se han enviado al laboratorio del Instituto Nacional de Consumo para un análisis exhaustivo y en 40 de ellas, un 25% del total, se han destapado irregularidades.


La campaña de inspección de juguetes se lleva a cabo para comprobar que estos productos cumplen con la normativa que vela por la protección de los consumidores, que establece fundamentalmente que deben ser seguros e incluir determinada información para usarlos con garantía. Esta campaña se ha realizado en establecimientos comerciales de las ocho provincias andaluzas, y se ha mirado más detenidamente los bazares. La mitad de los controles fueron en las capitales.


sanciones. A raíz de estas inspecciones de seguridad y etiquetado se han incoado ya 18 expedientes sancionadores. En el caso de que se detecte, a través de los ensayos realizados en laboratorio, que un determinado producto presenta un riesgo grave para la seguridad de los consumidores, se procede a su inclusión en la denominada Red de Alerta, que es un sistema de intercambio rápido de información que funciona a nivel europeo y cuyo objetivo es detectar de la manera más ágil posible artículos inseguros. Si los inspectores detectan irregularidades de tipo informativo, como por ejemplo, que el etiquetado no esté en castellano, se realiza un requerimiento a la empresa responsable para que subsane la anomalía. Si, en cambio, lo que se detecta es una deficiencia en materia de seguridad del producto, se adoptan medidas cautelares, que pueden ir desde la inmovilización hasta la destrucción del producto en cuestión. Las multas pueden oscilar entre los 200 y los 400.000 euros en función de la gravedad.


Este año se la inspección se ha centrado en los juguetes magnéticos, que contienen o están formados por imanes sueltos o desmontables. Se han realizado 55 controles en 27 establecimientos y se han descubierto deficiencias en el etiquetado en dos juguetes.
En cuanto a la información al consumidor, Montero explicó que su departamento está distribuyendo folletos para trasladar la información básica que debe tenerse en cuenta a la hora de adquirir este tipo de productos. Se insiste en que tenga las instrucciones en castellano, así como que contenga las advertencias necesarias si entraña algún riesgo especial, como por ejemplo si no es conveniente para menores de 3 años, si está destinado sólo para mayores de 10 años o si deben ser usados bajo la vigilancia de un adulto, son otras de las indicaciones que incluye el folleto.

  • 1