miércoles, 19 diciembre 2018
03:41
, última actualización
Local

Uno de cada tres menores de cinco años usa internet y puede volverse sedentario

Los pediatras avisan de que la forma preferida de contactar con los amigos ha pasado a las redes sociale, que no adiestran para las interacciones reales.

el 10 jun 2012 / 17:08 h.

Niños en una actividad con ordenadores.

Internet está tan presente en las vidas de todos que a estas alturas hasta los niños de corta edad se manejan con soltura en un universo digital que a los adultos a veces se les pone cuesta arriba porque cada día hay una novedad desconcertante y el ritmo de los cambios es vertiginoso.

Los datos que ofrece la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación en España arrojan que hasta el 30% de los menores de cinco años usa internet, porcentaje que se duplica cuando los pequeños tienen entre 8 y 13 años.

Con los adolescentes hasta 15 años las cifras llegan al 75%, explicó recientemente en el LXVI Congreso Nacional de la Asociación Española de Pediatría (celebrado en Granada) el doctor Ariel Melamud, responsable de Redes Sociales de la Asociación Latinoamericana de Pediatría (Alape). Pero estar a la última en internet desde temprana edad tiene un alto precio.

El doctor Melamud señala que se modifican las conductas evolutivas: "Los niños de 3 y 4 años utilizan el ratón sin mirarlo, entendiendo de forma abstracta que dicho aparato se visualiza en la pantalla. Y ese concepto está muy por encima de lo que pueden entender a esa temprana edad". Pero las consecuencias no han hecho más que empezar: las relaciones sociales virtuales no preparan al niño para las relaciones interpersonales reales. Además, los niños se vuelven más estáticos y adoptan una conducta sedentaria.

Los pediatras recomendaron en este congreso la vigilancia del uso de internet entre los menores en función de su edad. Entre 2 y 4 años la actividad frente al ordenador implica a los padres para mirar fotos o utilizar la cámara web. "Las imágenes pueden estimular su imaginación e incorporarse a sus experiencias", explican los doctores.

A los cinco años comienzan a querer explorar la red por sí solos: ahí es donde debe iniciarse la orientación paterna para que naveguen de forma segura. Entre los 9 y los 12 años ya no ha interés. Hay ansia por conocerlo todo y estar al día de las novedades en la web. Y las redes sociales se convierten en el medio preferido para comunicarse con los amigos. Además, a esa edad le sacan mucho más jugo que una ayuda para los deberes: descargan música, emplean el email y juegan con otros on line. La mayoría se conecta a diario, si bien no más de cinco horas semanales.

  • 1