Local

Uno de los falsos prejubilados era "amigo de la infancia" de Guerrero y firmó en su casa la póliza

el 18 abr 2011 / 12:21 h.

TAGS:

Andrés Carrasco Muñoz, natural de El Pedroso (Sevilla) y  prejubilado en un expediente de regulación de empleo (ERE) promovido  en 2003 por Aceitunas y Conservas S.A.L. (Acyco) pese a no formar  parte de su plantilla, ha reconocido ante la Policía Judicial que es  "amigo de la infancia" del por entonces director general de Trabajo y  Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero,  y que firmó en la propia casa de este ya ex alto cargo "todos los  documentos" relativos a la póliza de seguro de rentas de la que ha  disfrutado. Mientras el Juzgado de Instrucción número seis de Sevilla  investiga una posible trama de prejubilaciones fraudulentas  incentivadas con fondos autonómicos, este hombre ha declarado que fue  Guerrero quien le ofreció "acogerse a una ayuda de un fondo de  pensiones" al encontrarse entonces en paro y sin ingresos.

La titular del Juzgado de Instrucción número seis de Sevilla,  Mercedes Alaya, indaga como es sabido esta posible trama de  prejubilaciones fraudulentas financiadas mediante fondos autonómicos  y su relación con el acuerdo rubricado entre la Dirección General de  Trabajo y Seguridad Social y el antiguo Instituto de Fomento de  Andalucía (IFA), al objeto de librar 647.869.157,45 euros durante los  últimos años para la reestructuración de empresas en crisis. Y es que  con la citada fórmula, según la investigación, los libramientos de  ayudas habrían eludido la Ley autonómica de Hacienda Pública y la  fiscalización administrativa.

EL "FONDO DE REPTILES"

Las subvenciones e incentivos otorgados mediante este método, ni  siquiera publicados en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía  (BOJA), constituyen según la Policía Judicial un "incumplimiento  flagrante" de la Ley General de Hacienda Pública de la Junta de  Andalucía. La Consejería de Empleo, en una investigación paralela, ha  detectado y elevado a la juez Mercedes Alaya un total de 72  prejubilaciones falsas y otras 111 con algún tipo de "discordancias  administrativas" en los expedientes de regulación de empleo  promovidos por al menos una treintena de empresas andaluzas con cargo  a este fondo de 647.869.157,45 euros.

En el marco de estas diligencias, y según refleja un atestado  policial fechado el 17 de marzo de 2011 y recogido por Europa Press,  Andrés Carrasco Muñoz prestó declaración ante la Brigada Provincial  de Policía Judicial como detenido por un posible delito de tráfico de  influencias. Y es que se trata de una de las dos personas que, según  la investigación, habrían sido prejubiladas en 2003 a través de un  expediente de regulación de empleo promovido entonces por Aceitunas y  Conservas S.A.L. pese a no haber formado parte jamás de la  plantilla.

"AMIGO DE LA INFANCIA" DE FRANCISCO JAVIER GUERRERO

Durante su declaración ante los investigadores de la Brigada  Provincial de Policía Judicial, según figura en el atestado, Carrasco  Muñoz ha reconocido que es "amigo de la infancia" de Francisco Javier  Guerrero, imputado por la juez Alaya y también natural de El Pedroso.  De hecho, el papel de Francisco Javier Guerrero al frente de la  Dirección General de Trabajo y Seguridad Social es una de las claves  de la investigación de esta supuesta trama de prejubilaciones  fraudulentas. Según el relato de Andrés Carrasco Muñoz, él "se  encontraba en el paro y no disponía de ingresos, siendo este el  motivo que le llevó a pedir trabajo a su amigo el director general".

En 2003, y siempre según el propio testimonio del detenido,  Francisco Javier Guerrero "le ofreció la posibilidad de acogerse a  una ayuda de un fondo de pensiones", tras lo cual Carrasco Muñoz  firmó "toda la documentación" en el propio domicilio del por entonces  director general de Trabajo y Seguridad Social. Andrés Carrasco  Muñoz, de cualquier modo, ha reconocido que no ha trabajado jamás en  Aceitunas y Conservas S.A.L.  

  • 1