Local

Unos 60.000 ancianos son maltratados por la familia, más por parejas e hijos

Cerca de 60.000 personas mayores de 64 años sufre algún tipo de maltrato en el ámbito familiar en España, la mayor parte de los casos cometido por sus parejas o hijos, según han señalado los responsables del primer estudio nacional sobre este fenómeno.

el 15 sep 2009 / 06:16 h.

TAGS:

Cerca de 60.000 personas mayores de 64 años sufre algún tipo de maltrato en el ámbito familiar en España, la mayor parte de los casos cometido por sus parejas o hijos, según han señalado hoy los responsables del primer estudio nacional sobre este fenómeno.

Este informe, elaborado por Isabel Iborra, coordinadora científica del Centro Reina Sofía de Valencia, ha sido el resultado de más de 2.500 entrevistas personales realizadas en el año 2005 a ancianos y cuidadores, y ha concluido que el porcentaje de mayores afectados por maltrato (0,8%) es significativamente menor que en otros países, como Australia (4,6%), Canadá (4%), EEUU (3,2%) o el Reino Unido (2,6%).

Según este estudio -que no incluye datos sobre ancianos que habitan en residencias-, el 0,8% de las personas mayores de 64 años en España ha sido víctima de algún tipo de maltrato cometido en su ámbito familiar, porcentaje que aumenta hasta el 2,9% en el caso de los ancianos con una gran dependencia.

No obstante, de los más de 700 cuidadores entrevistados, el 4,6% reconoció haber maltratado a la persona a la que cuidaba, lo que ha llevado a los autores de este estudio a contemplar la posibilidad de que los ancianos no reconozcan el maltrato, ya sea porque no son conscientes de la agresión, por tener miedo al "estigma social" que afectaría a su familia, por el "síndrome de indefensión aprendida" o porque no desean empeorar la situación.

De hecho, "8 de cada 10 víctimas de algún maltrato dice, pese a ello, que sus relaciones familiares son satisfactorias", ha explicado Iborra, quien también ha señalado que entre los factores de riesgo que comparten las víctimas destacan por encima de todos la edad y el grado de dependencia.

Concretamente, el 60% de los cuidadores que reconocieron haber maltratado a sus familiares son sus propios hijos, el 22,8% sus parejas y el 11,4% son sus nueras o yernos.

Además el 72,2% de este mismo colectivo admitió que la situación les sobrepasa, circunstancia que recibe el nombre de "síndrome burn-out" -es decir, "quemarse"-, mientras que ese porcentaje se reduce al 50% entre quienes no han maltratado.

Iborra ha destacado las carencias de formación que tienen estos cuidadores, que les lleva en muchos casos a no comprender el alcance de la situación de sus familiares, así como la ausencia de recursos para estas personas "y el desconocimiento que tienen sobre los que empiezan a ponerse en marcha".

Asimismo el 75% de los maltratos fueron realizados por mujeres -quienes ejercen de cuidadoras en el 84% de los casos-, aunque proporcionalmente la incidencia es mayor en los hombres, ya que el 6,3% de los hombres encuestados admitieron haber maltratado frente al 4,2% de las mujeres.

Los tipos de maltrato más frecuentes son el psicológico (0,3%), las negligencias (0,3%), las agresiones físicas (0,2%), el abuso económico (0,2%) -que se multiplica por cuatro en el caso de las personas dependientes- y el sexual (0,1%), lo que demuestra que algunos ancianos son víctimas de diferentes formas de maltrato a la vez.

Este estudio -financiado por Bancaja y la Generalitat Valenciana- muestra, en opinión del director del Centro Reina Sofía, José Sanmartín, el silencio que pesa sobre el maltrato a los mayores, y que, pese a representar "cerca de la mitad de los casos de violencia doméstica", no obtiene la misma atención social.

"Hay países en que las entidades financieras se han involucrado en la lucha contra los abusos económicos cometidos a ancianos", ha recordado Sanmartín, quien ha solicitado que ocurra lo mismo en España.

Sobre la legislación vigente, Iborra ha señalado que "quizá no hace falta una ley específica, pero estaría bien valorar como agravante la situación de dependencia de la persona, y no exigiría tanto cambio".

  • 1