Local

Unos 750 badenes ilegales serán revisados este año

La mayoría de estos reductores de velocidad están en las travesías.

el 06 feb 2011 / 18:54 h.

TAGS:

Un coche y una motocicleta pasan sobre el badén situado bajo el puente del Alamillo.

Los badenes ilegales pasarán a ser historia en las carreteras de la Junta de Andalucía en la provincia de Sevilla este mismo año. Un estudio elaborado por la Consejería de Obras Públicas detecta 750 badenes que no cumplen los requisitos exigidos en su día por el Ministerio de Fomento y que, por lo tanto, serán eliminados o adaptados a lo largo del presente ejercicio.

Pese a que la Junta de Andalucía anunció una prórroga de dos años para el arreglo de estos elementos por la dificultad presupuestaria -el plazo expiraba el 31 de octubre de 2010- el inicio de esta actuación se producirá de inmediato. Será en el primer trimestre del año cuando adjudicará el contrato para subsanar las deficiencias detectadas en los reductores de velocidad de la provincia. Para ello contará con una inversión de 2,2 millones de euros y un plazo de ejecución de las obras de 14 meses, por lo que el proceso se culminará en 2012.

La principal área de actuación será en las travesías de los municipios, donde se concentra la mayoría de reductores de velocidad que tienen que adaptarse a la ley. Esa regulación consiste, entre otros criterios, en que estén señalizados horizontalmente con bandas blancas transversales, y que verticalmente dispongan de la iluminación suficiente para garantizar la visibilidad de los peatones.

De esta manera, en el inventario de badenes de la provincia se han detectado tres tipos: tropezoidales o paso sobrelevado (304), lomo de asno o segmentos circulares (80) y bandas transversales de alerta (368). La Junta de Andalucía no revela qué número será eliminado o adaptado, aunque sí precisa que, en el caso de aquellos con bandas transversales se adecuarán las medidas geométricas, se modificará la señalización vertical y horizontal y se mejorará el drenaje.

La adaptación de estos elementos se produce tras dos años de margen dado por el Ministerio de Fomento y después de que el fiscal de Seguridad Vial en Sevilla, Luis Carlos Rodríguez León, criticara que ninguno de los ubicados en las carreteras de la provincia dependientes de la Diputación de Sevilla, el Gobierno de la Nación o la Junta de Andalucía, cumplía la ley en cuanto a características técnicas y seguridad, y urgió que se adaptaran a la legalidad.

Cuando las medidas llegan antes que la norma

La orden del Ministerio de Fomento establece unos criterios para cada tipo de badenes. El paso peatonal sobreelevado no deberá tener más de 10 centímetros de alto y cuatro metros de largo, mientras que los de lomo de asno no deberán sobrepasar los seis centímetros de alto y los cuatro metros de longitud.

Se distinguen dos tipos: reductores de velocidad, cuya finalidad es mantener una velocidad reducida en ciertos tramos, y bandas transversales de alerta, que avisan al usuario de la necesidad de iniciar una acción preventiva.
La razón por la que hay tantos badenes ilegales se debe a que, en el momento de construirse estos elementos, no había una regulación, por lo que cada uno lo hizo como consideró oportuno.

  • 1