Local

Unos padres exigen la custodia de su hijo tras renunciar a ella

La Audiencia dio la razón a la pareja pero un juez revocó la sentencia.

el 06 dic 2009 / 20:51 h.

TAGS:

Un matrimonio de Granada al que la Junta le quitó hace ocho años la custodia de su hijo reclama que le devuelvan al pequeño, que ahora tiene diez años, y que se ejecute así la sentencia, ratificada por la Audiencia de Granada, que dicta que el menor debía estar con sus padres biológicos. El asunto lleva años en los tribunales y la solución es complicada. En 2001, cuando el niño, que nació con una discapacidad del 65%, tenía dos años, la pareja pidió a la Junta que se hiciera cargo del pequeño por su precaria situación económica. Se decretó entonces la acogida temporal del niño en un centro de protección.

Un año después, el Gobierno andaluz confirmó el desamparo y formalizó el acogimiento familiar preadoptivo del niño, a lo que sus padres biológicos se opusieron. El asunto llegó hasta el Juzgado de Primera Instancia 3 de Granada, que en 2006 dejó sin efecto la resolución de desamparo y el acogimiento preadoptivo, y decidió que la Junta mantuviera la guarda del menor pero con carácter provisional y sólo durante el tiempo imprescindible hasta conseguir la reinserción definitiva del niño con su familia biológica, para lo que ordenó la ampliación de forma progresiva del régimen de visitas con sus verdaderos padres.

Esa sentencia, que mantenía que "no fue acertada" la decisión de decretar el desamparo porque los padres fueron "cumplidores con la atención y necesidades sanitarias de su hijo" desde su nacimiento, fue ratificada un año después por la Audiencia de Granada. El fallo de la Audiencia se sustentó fundamentalmente en un informe psicosocial que consideraba que se había cometido "una injusticia" con el menor al tomarse la decisión de "eliminarle para siempre la figura de sus padres" cuando éstos no estaban de acuerdo. El informe defendía como medida "sana, preventiva, terapéutica y urgente" la guarda y custodia a favor de los padres.

Transcurrido un año desde entonces, los padres biológicos reclamaron la ejecución de la sentencia. Pero hace unos meses, el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada denegó la ejecución del fallo en una decisión que para la representación legal de la familia sienta precedentes.
En el auto, al que tuvo acceso Efe, el juez argumenta su decisión en que los derechos de los padres no pueden primar frente al derecho del menor a no padecer los daños psíquicos que sufriría como consecuencia de la reagrupación, según hace constar un informe psicológico.

Ese informe, que la Junta remitió al juzgado, avisa del "grave impacto emocional" que le ocasionó al niño saber que debía volver con sus padres, por lo que entiende que su bienestar puede verse comprometido si es separado de su familia de acogida. El juez reconoce que el tiempo ha ido jugando en contra de sus padres biológicos, e indica que "pese a la razonable expectativa" del matrimonio por recuperar a su hijo "nunca se instauró un programa de acercamiento" como se acordó.

  • 1