Cultura

Ur Teatro desempolva su ‘Sueño de una noche de verano’

La versión de Shakespeare recibió el Premio Nacional de Teatro en 1993.

el 25 may 2010 / 18:51 h.

Una imagen del montaje.

Fue un éxito que culminó con el Premio Nacional de Teatro en 1993; una ovacionada versión de la comedia de Shakespeare de la que se han dicho alabanzas como que se trata de "un trabajo tocado por un duende", de "un espectáculo de magia escénica".

Motivos más que suficientes para que Ur Teatro, la compañía vasca que lidera la respetada Helena Pimenta, haya decidido volver a echarse a la carretera con su versión de El sueño de una noche de verano, una lectura contemporánea de la comedia de Shakespeare en la que el amor, a través de sus diversas manifestaciones, "es el verdadero protagonista", explicó ayer Pimenta en Sevilla, a cuyo Teatro Lope de Vega llega un año después de su reposición.

De este modo, Ur Teatro estará en cartel desde mañana y hasta el viernes con "una de las comedias más deliciosas de la literatura dramática", según la directora. De hecho, cree que su propuesta cala en el patio de butacas porque "sigue muy bien el espíritu de Shakespeare. Lo actualiza, pero respetándolo absolutamente e intentado servir al público todo lo que la obra cuenta, pero desde la sensibilidad contemporánea", dijo ayer Pimenta, que explicó que han vuelto a esta obra porque "el paso del tiempo la ha hecho madurar y el espectáculo se ha beneficiado de las culturas diferentes de los países donde se representó" y de las reacciones del público, indicó ayer Pimenta, lo que les sirvió para "adquirir un saber teatral", a lo que se une "el respeto" que la compañía ha tenido siempre por Shakespeare. La primera versión de esta obra pasó con éxito por 96 ciudades de once países con 350 representaciones y más de 300.000 espectadores en un recorrido que, según su directora, fue "muy rápido", lo que les llevó, por "salud mental y artística", a "mirar atrás y reconocerte en tus pasos" actualizándola el pasado año.

Sólo seis actores se hacen cargo de todo el reparto, casi todos ellos triplican personaje. Se trata de José Tomé -que también se encarga de la escenografía-, Celia Pérez, Ana Pimenta, Cecilia Solaguren, Jorge Muñoz, Ione Irazabal y Jorge Basanta. Guiados por sus dardos, los personajes "se internan en el bosque donde impera otro orden, el de la naturaleza, el de los propios instintos, tan locos como el mundo". "Como ellos, nos sumergiremos en un torrente de cosas inexplicables que, a veces, no necesitaremos explicar", volvió a incidir la directora.

"Somos un equipo que lleva mucho tiempo trabajando el teatro clásico con una sensibilidad contemporánea. Los actores se pegan una paliza, la escenografía es una labor exhaustiva de asociación de elementos para sugerir paisajes diferentes, el vestuario está cuidado...", zanjó la directora.

  • 1