miércoles, 20 marzo 2019
18:21
, última actualización
Local

Urbanismo desbloquea el segundo parking para el hospital Macarena

El Ayuntamiento de Sevilla notificó días antes de las elecciones que el aparcamiento, de más de 300 plazas, no afectaba al PGOU

el 31 jul 2011 / 18:12 h.

TAGS:

La fila de vehículos esperando para entrar en el aparcamiento del hospital Macarena provoca el colapso de tráfico en el entorno del centro hospitalario.

El hospital Virgen Macarena ya tiene, tras un año de espera, las bendiciones de Urbanismo para la construcción de un segundo parking que cubre la demanda de los pacientes y ponga fin al colapso de tráfico que se forma cada mañana en la calles San Juan de Ribera y Doctor Fedriani. La Delegación de Urbanismo confirmó que no hay dificultad para poner en marcha el proyecto, que consistiría en un aparcamiento subterráneo de unas tres plantas y con una capacidad de más de 300 plazas en rotación.


El proyecto del parking estaba paralizado a la espera del visto bueno del Ayuntamiento de Sevilla , que era el que tenía que determinar si se podía realizar una obra de estas características en un espacio que estaba catalogado en el papel como zona verde, aunque "nunca se haya llegado a utilizar como tal", según detalló el gerente del hospital Macarena, Joaquín Torres. La solicitud se remitió el verano pasado a Urbanismo, que al final ha disipado toda duda del proyecto tras aclarar que, al ser un parking subterráneo, no tiene afección sobre estas zonas verdes ni sobre el PGOU vigente.


La resolución fue una de los últimos legados del gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín, ya que fue notificada a la dirección del hospital días antes de las elecciones. De todos modos, el nuevo equipo de gobierno tampoco ha puesto objeciones al proyecto, dado que coincide un poco con su filosofía de acabar con los atascos en una zona saturada de tráfico. Una vez solventado este último escollo, sólo le queda resolver un conflicto territorial. El espacio previsto para el futuro aparcamiento está justo delante del policlínico, además de ocupar la franja de terreno que separa el centro hospitalario y el campus universitario de la sede del Parlamento de Andalucía. Eso genera complicaciones a la hora de delimitar los terrenos, ya que están implicados la Junta y el Ministerio de Educación y Ciencia.


Sin embargo, Torres aclaró que esa cuestión, que será debatida en una reunión próxima, "no va a generar ninguna situación de conflictividad". "Este aparcamiento saldrá adelante porque es un bien común que pone en valor la accesibilidad al hospital y, además, generará empleo", señaló. Una vez se solvente este último trámite, el hospital se enfrascará en los detalles del proyecto, como la ubicación exacta de los accesos a los aparcamientos o el periodo de ejecución de las obras.


La construcción del segundo parking es una lucha que el hospital mantiene desde hace tiempo, tras comprobar que las plazas que ofrece el aparcamiento actual (330) se antojan insuficientes para la actual demanda. Sólo hay que comprobar los datos del centro en 2010, cuando registró 36.000 ingresos y se intervino a 40.000 pacientes, sin contar las 215.000 urgencias atendidas.


Pero tampoco hace falta tirar mucho de calculadora para saber que hace falta otro parking subterráneo en un barrio en el que no hay mucho espacio en el que estacionar. El aparcamiento actual, que en diciembre cumplirá sus 15 años en servicio, está completamente lleno desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde, lo que ocasiona que tanto pacientes como familiares formen cola a la entrada del parking. La acumulación de vehículos, unida a la proximidad de la parada de taxis y la presencia de coches aparcados en doble fila hace que haya franjas de tiempo en el que sólo hay un carril disponible para circular. Ahí toman forma los atascos, que afectan sobre todo a San Juan de Ribera y Doctor Fedriani, pero también al sentido único en el tramo existente entre las calles Doctor Leal Castaño y Doctor Gregorio Marañón.


La propuesta del hospital Virgen Macarena no es una idea baladí, sino la lógica que impone la demanda que soportan los centros hospitalarios. No hay ni que salir de la capital para ver un ejemplo claro de la necesidad de más plazas de aparcamiento. El hospital Virgen del Rocío puso en servicio hace casi dos años un segundo aparcamiento subterráneo con más de mil plazas de rotación junto al Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS). Eso ha permitido repartir algo mejor el tráfico en el entorno del recinto hospitalario y evitar los atascos.

Lanzaderas. El hospital Virgen Macarena ha pensado en todos los detalles, incluso en evitar los perjuicios que pueda generar las futuras obras del segundo parking subterráneo a la circulación. En ese sentido, el gerente del hospital, Joaquín Torres, ha avanzado que, una vez que se culmine el proceso de tramitación propondrá al Ayuntamiento de Sevilla la disposición de autobuses lanzaderas desde el aparcamiento existente en el parque del Alamillo hasta el centro hospitalario. De esta manera, los más de 5.000 trabajadores del hospital, así como sus usuarios, podrían estacionar sus vehículos allí y desplazarse seguidamente en transporte público. El problema de acceso al hospital por parte del personal ya es notorio. Actualmente, además del aparcamiento de 330 plazas, el hospital sólo dispone de 35 plazas de aparcamiento en superficie para los usuarios, de las cuales 15 son para personas con discapacidad. Además, en la parte trasera del policlínico hay otras 59 plazas que están reservadas exclusivamente al personal sanitario, aunque son a todas luces insuficientes para el volumen de plantilla que tiene el centro. La alternativa ideada, además, mitigaría en buena parte el número de coches que se desplazan por una zona del barrio de la Macarena que ya está saturada de tráfico. 

  • 1