miércoles, 24 abril 2019
17:40
, última actualización
Local

Urbanismo niega que el coste de las setas frene otros proyectos

El PP rechaza modificar el diseño del «agujero negro» de la Encarnación.

el 29 ene 2010 / 19:51 h.

TAGS:

Protagonista. Rodríguez de Celis tuvo que explicar ayer el desvío de fondos para la Encarnación.

Hace casi un año, cuando el Ayuntamiento decidió no volver a intentar la expropiación de Tablada, anunció como un aspecto positivo la recuperación de un aval de casi siete millones de euros, que se reinvertiría en el II Plan de Barrios. Esta semana, ese mismo dinero se ha desviado para tapar ese "agujero negro", como lo calificó ayer el PP, en el que se ha convertido el proyecto de las setas de la Encarnación. El Ayuntamiento aprobó ayer las modificaciones del proyecto y del presupuesto necesarias e imprescindibles, según la explicación del delegado de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, para culminar un proyecto que se ha atascado y que arrastra defectos de forma desde su diseño inicial. Urbanismo negó ayer que otros proyectos se queden paralizados, pero el edil popular Beltrán Pérez incidió en que ese dinero procede de unos fondos para los sistemas generales del PGOU, que "no tienen control alguno" y que ahora se han visto mermados: "Tal vez cuando haya que desarrollar alguno de los proyectos previstos no haya dinero porque se ha gastado ya".

"Hasta el portavoz del PP, Juan Ignacio Zoido, dijo públicamente que él acabaría la Encarnación. Pues bien, según los técnicos, ésta es la única opción. Los sistemas generales se harán con el dinero que queda o con los presupuestos municipales, tenemos más de diez años. Y si los servicios jurídicos detectan alguna novedad que nos permita volver a iniciar la expropiación de Tablada, habrá dinero a través de las cuentas del Ayuntamiento", explicó Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Su argumentación se basa en que una parte del II Plan de Barrios y el paso inferior del Tamarguillo se han conseguido realizar con los planes extraordinarios de inversiones. Pero ese dinero se podía haber reutilizado y ha acabado en una obra con un coste que se ha disparado. Celis sí eludió una de las cuestiones planteadas repetidamente por la oposición: "¿Quién es realmente el responsable de lo ocurrido?". Celis no miró al pasado y ni siquiera mencionó a su antecesor en el cargo, Emilio Carrillo, quien dirigió toda la operación y el proceso en el que se produjo el desajuste entre el proyecto sobre el papel y el de construcción posterior, y en el que se realizaron los cálculos: el Consistorio sólo subvencionaría con 25 millones la operación. Ya van 50. Y quedan otros gastos menores, como los 180.000 aprobados ayer para el diseño del mercado. Aún no hay límite de precio ni plazo para la finalización. Sólo el objetivo de llegar a las elecciones con todo listo, lo que obligó a acelerar los trámites para llegar al Pleno de ayer y no perder otro mes.

PSOE e IU cerraron filas con esta modificación presupuestaria pese a que es un nuevo revés para unas deterioradas arcas municipales. El PP sí anunció su voto en contra, denunció que no había sido informado a tiempo y volvió a reclamar la auditoría de las cuentas de la Gerencia de Urbanismo para aclarar qué queda del dinero para sistemas generales. Cuestionó la fórmula escogida para resolver el problema, aunque no planteó otra.

Como el propio diseño del proyecto, la intervención del Ayuntamiento para desbloquear la Encarnación aunque sea a costa de las arcas municipales ha provocado voces favorables y otras totalmente contrarias. El representante de los comerciantes del mercado, Domingo Alcantarilla, aplaudió la inyección de dinero e incidió en que sólo les queda "tener paciencia". Mientras que las asociaciones de vecinos siempre críticas, como Entorno Regina, expresaron su malestar por la medida y recordaron que ellos ya criticaron ese "engendro".

Pese a todo, el proyecto municipal debe aún pasar por un informe del Consejo Consultivo.

  • 1