jueves, 14 febrero 2019
21:55
, última actualización
Local

Urbanismo no prevé demoler viviendas en el barrio de Renfe

Los vecinos de la zona alertaron ayer de que hay más pisos afectados por grietas.

el 18 jun 2010 / 08:23 h.

Urbanismo descarta hacer cualquier tipo de demolición en alguna de las 40 viviendas de las calles Taf, Talgo y Ter afectadas por las grietas provocadas por un movimiento de tierras en la obra de la Facultad de Enfermería (en Los Perdigones), y que han sido desalojadas.

Así lo aseguró ayer el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán. Éste dio por superada la "crisis" que la madrugada del jueves obligó a desalojar a entre 160 y 180 personas de un total de 80 viviendas del entorno de las calles Ter, Taf, Talgo y Maimónides. 40 de estas viviendas volvieron ayer a albergar a sus moradores al ser levantada la orden de desalojo tras quedar garantizada su estabilidad. Millán reconoció que, efectivamente, en 2008 la Gerencia atendió una serie de "denuncias" en cuanto a "ciertas fisuras sin especial relevancia" en viviendas.

Pero según los vecinos del barrio de la Renfe, los peligros aún no han cesado. Según alertaron ayer, el corrimiento de tierras estaba ya afectando a zonas de viviendas que no fueron inicialmente desalojadas. "Hay pisos que no estaban afectados y ahora sí, porque no somos técnicos pero tampoco tontos y vemos lo que está ocurriendo", subrayó el presidente de la asociación de vecinos Barqueta-Renfe, Bernabé García.

A este respecto, el Ayuntamiento se limitó a asegurar, en una nota, que durante todo el día de ayer se realizó "un primer análisis de la cimentación así como varias catas en los alrededores de los bloques afectados". Junto a esto, añadió, "se están analizando posibles movimientos de tierra así como la estabilización del terreno", según el Consistorio.

García, de hecho, se reafirmó en la posibilidad de iniciar acciones legales por la vía penal contra los responsables de las obras -lo que podría incluir al Ayuntamiento y a la constructora-, ya que "aquí hay alguien que ha hecho algo mal", apuntó.

La Delegación de Convivencia y Seguridad informó también de que después de las 16.00 horas finalizó la fase de inspección y reconocimiento de las 40 viviendas desalojadas, donde técnicos de la Gerencia tomaron muestras para su revisión y análisis al laboratorio de referencia, en coordinación con la constructora. Según esta concejalía, "los resultados de los análisis estarán disponibles el lunes o martes y serán imprescindibles para adoptar medidas".

Una vez que los expertos y arquitectos tengan en su poder el resultado de estos estudios, según dijo Millán, "se podrá decir el plazo de arreglo" de las viviendas en cuestión, aunque de cualquier manera, "no habrá que demoler" ninguno de los edificios afectados.

El gerente de Urbanismo consideró que la próxima semana las autoridades podrán disponer de información en cuanto a los plazos de realojo de las viviendas. En la revisión a las viviendas que realizaron los técnicos de Urbanismo, representantes de la compañía aseguradora y la Policía Local, se permitió a los titulares de las viviendas sacar los enseres que estimasen oportunos, teniendo en cuenta que van a estar varios días alojados en el hotel Macarena. Según aseguraron algunos vecinos, tienen reserva efectuada hasta el próximo viernes, 25 de junio.

Millán, por su parte, quiso dejar claro que aquel caso fue "correctamente atendido" por la Gerencia de Urbanismo y explicó que la "crisis" vivida en el barrio de Renfe, en el distrito Macarena, surgió "en un plazo de ocho horas" a cuenta de una "patología arquitectónica" que los expertos atribuyen "fundamentalmente" a las excavaciones que en un solar próximo promueve la Universidad de Sevilla para construir un aparcamiento subterráneo de cuatro niveles de cara a la creación de la nueva Facultad de Enfermería.

Los movimientos de terreno consumados en los últimos días en la zona de excavación, según dijo Miguel Ángel Millán, habrían desencadenado finalmente tanto el surgimiento de las citadas grietas en los edificios, como el peligro de desplome que sufría la grúa pluma instalada en el solar para la construcción del centro.

  • 1