miércoles, 23 enero 2019
16:46
, última actualización
Local

Urbanismo retoma la protección íntegra de la fábrica de vidrios

La conservación se limita, hasta ahora, a la nave central, los hornos y la chimenea, aunque la intención es que se extienda a las naves 2 y 3 de la instalación fabril.

el 08 jul 2014 / 23:58 h.

TAGS:

_MG_2426a La fábrica de vidrios de la Trinidad, que fuera hace un siglo joya de la industrial sevillana, verá ampliada su protección a todo el edificio. Más de tres años después de que todos los grupos políticos (PP, PSOE e IU) acordaran en el Pleno la conservación total a tres naves del complejo –solo estaba blindada, desde 2002 por la Junta de Andalucía, la nave central, los hornos y la chimenea–, la Gerencia de Urbanismo ha iniciado la redacción del expediente para solicitar su ampliación. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, notificó este primer paso ayer, en una visita que pretendía ser al interior de la fábrica pero que finalmente se quedó en un encuentro en plena avenida de Miraflores con los vecinos y, en especial, los miembros de la Plataforma Salvemos la fábrica de vidrio, que vienen exigiendo desde hace años la protección, rehabilitación y posterior dotación de nuevos usos a la instalación fabril, que ven como una oportunidad para el resurgir económico de este barrio de la Macarena. Tanto que incluso ven la posibilidad de que acoja un centro cívico –el más cercano a la zona se encuentra más allá del Parlamento de Andalucía–, una escuela taller de vidrio artesanal y un museo del vidrio. El alcalde prefirió no aventurarse a estos futuros usos. «Lo primero es recuperarlo y, para ello, hay que redactar este plan especial», señaló Zoido, que aclaró que está ahora en fase de redacción para entregar «en breve» a la Junta de Andalucía, que deberá validar este blindaje completo a las instalaciones. Para su entrega no se indicaron plazos, pero sí que se «agilizará lo más posible» los trámites. Esta protección blindará todo los elementos que se conserva de la que fuera la fábrica de vidrio –entre ellas, el muro-fachada y el acceso por la avenida de Miraflores–. Esa protección no se topará, según explicó el alcalde, con el desarrollo urbanístico y los usos residenciales que se plantean en la zona. Sobre el uso, aclaró que se va a ir «paso a paso», aunque sí se inclinó hacia las demandas vecinales. Zoido indicó que puede albergar «desde una especie de museo hasta un lugar para reuniones y exposiciones culturales» para que la fábrica vuelva a ser un «lugar generador de riqueza como lo fue hace muchas décadas». «Esto es cumplir con la obligación que teníamos y la pretensión de la plataforma para poder conservar una parte importante de lo que fue la industria sevillana», dijo. Una pretensión, la de blindar todo la instalación fabril, que sigue contando con el apoyo del PSOE e IU. De hecho, el portavoz municipal socialista, Juan Espadas, ratificó su postura en una reunión que mantuvo el pasado viernes con la plataforma ciudadana en defensa de la fábrica.Es más, en la presentación estuvo, además del delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, y la delegada del Distrito Macarena,Evelia Rincón, la concejal socialista Eva Patricia Bueno, así como en torno a una treintena de vecinos. «Lo importante es comenzar la restauración cuanto antes, por su valor etnológico e industrial», resaltó, insistiendo además en su valor «para la regeneración económica de la zona», al asegurar que sería un atractivo turístico «importante dentro del patrimonio industrial». De esta manera, se retoma el camino iniciado en marzo de 2011, cuando en el pleno aprobó por unanimidad, y a instancias de la plataforma ciudadana, solicitar a la Consejería de Cultura la ampliación de la zona protegida. Sin embargo, esta petición al final no llegó a formalizarse, a pesar de que la Junta de Andalucía anunció la ampliación de la protección en marzo de 2012. En todo caso, entre los pasos previos figuraba la redacción de un plan especial que ampliase el que ya figura desde el año 2002, que contaba con restricción en la conservación del edificio.

  • 1