Local

Urbanismo se ciñe a arreglos de calles tras reducir un 34% sus inversiones

Vílchez aparca los grandes proyectos y destina 11 millones a la conservación. Figuran pequeñas partidas para Santa Catalina o para un puente en la Cartuja.

el 12 dic 2012 / 15:02 h.

TAGS:

No haremos unas setas ni grandes construcciones porque ni es el momento ni tenemos el dinero". Así se sinceró ayer el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, que ha visto cómo los recortes han llegado a su departamento. La crisis y, como consecuencia, la caída de ingresos, que prevén del 5,81% -pese a la subida de tasas y la creación de nuevas figuras impositivas- ha sido determinada para la elaboración de las cuentas de la Gerencia de Urbanismo, que sufrirá una caída de un tercio de los ingresos, con un montante de 14,2 millones, que dilapida toda apuesta por obras de calado. Ante este panorama, Vílchez sólo pudo vender una idea: la micropolítica o, para ser claros, "evitar que las calles tengan baches y lograr que los parques tengan equipamiento".

No en vano, las grandes cifras no están en las inversiones, sino en la partida de conservación de la ciudad (calles, fuentes, monumentos y alumbrado ), que alcanza una cifra récord de 11,4 millones, aunque apenas son 300.000 euros más que el ejercicio anterior. "Hay que aumentar la inversión en mantener el buen estado de la ciudad", recalcó el delegado, que tiró de porcentajes para hablar de esta partida, destacando el crecimiento del 20% en la conservación de las redes de carriles bici y bus. De igual forma, se prevén 3,7 millones en el capítulo de inversiones para obras menores en barrios y distritos, zonas empresariales o de interés turístico.

La labor de conservación compensa, a juicio de Vílchez, la falta de inversiones. Sin embargo, la caída en ese capítulo es más acuciada. Sobre las grandes obras, algunas tendrán partidas, pero las justas bien para iniciar o concluir proyectos o para acometer obras de urgencia, como en la Fábrica de Artillería , con 150.000 euros para garantizar las medidas de seguridad del edificio. Ahí está la rehabilitación de Los Pajaritos, que sólo recibirá 250.000 euros para destinar a la demolición de los dos primeros bloques de viviendas. Vílchez justificó que el problema no es tanto de consignación presupuestaria sino de dificultades de reubicación de las 92 familias de los bloques, ya que no cabrían todas en el edificio puente que estará operativa para marzo.

De igual manera, el delegado aclaró que parte de los 400.000 euros previstos para la adquisición de terrenos irá a la SE-35, ya que se necesita comprar "parcelas no previstas" cuando se aprobó una modificación presupuestaria que inyectó 29 millones a un proyecto clave para la llegada de Ikea.

La conexión por carril bici con Airbus o la fase final de obras en el convento de Santa Clara también cuentan con partidas, al igual que hay destinados 250.000 euros a los estudios previos para la construcción de un nuevo puente que una la Cartuja y Sevilla y que alivie el flujo de tráfico que generará la Torre Pelli. Urbanismo señaló que se pretende reconvertir el proyecto inicial, que era una pasarela peatonal, por un puente con cuatro carriles para el tráfico rodado que dependerá de la colaboración público-privada. Vílchez avanzó que la estimación inicial es que el puente cueste en torno a los 11 millones y la intención es que esté operativo en el año 2015.

La rehabilitación de Santa Catalina, por su parte, dispondrá de 250.000 euros, lo que sirvió a Vílchez para defender el compromiso del Ayuntamiento con este templo "frente a la Junta, que además de hablar mucho, tendría que comprometerse" con dinero.

También se desgranaron el presupuesto de Parques y Jardines, que ha crecido en 2,6 millones y en el que destaca la colocación de cámaras de vigilancia para evitar actos de vandalismo en los jardines históricos y la construcción de la estación depuradora de La Ranilla; y de Medio Ambiente, que completará sus actuaciones para la elaboración de un mapa de ruidos de la ciudad.

  • 1