Economía

Urende entra en preconcurso con una deuda de 180 millones

La filial de electrodomésticos de la compañía cordobesa persigue negociar con los acreedores.

el 09 jun 2011 / 21:02 h.

Urende , la cadena de distribución de electrodomésticos, informática y electrónica del grupo cordobés Sánchez-Ramade , presentó el pasado lunes ante el Juzgado de lo Mercantil de Córdoba la solicitud para acogerse al artículo 5.3 de la Ley Concursal, entrando en situación de preconcurso, que le da un margen de hasta cuatro meses para llegar a acuerdos con sus acreedores.

Su objetivo es abrir un periodo de negociación para refinanciar su deuda, que diversas fuentes estiman en unos 180 millones de euros, en el marco del plan de viabilidad en el que trabaja esta compañía.

El preconcurso de Urende se produce cuando va a cumplirse un año desde que la enseña inmobiliaria de Sánchez-Ramade, Noriega, diera igual paso. El artículo 5.3 da un respiro a las empresas, pues les permite negociar con sus acreedores sin que éstos puedan instar el concurso necesario, de modo que, al término del periodo, la firma presente concurso voluntario, que se resuelve de inmediato si ha habido acuerdo o, en caso contrario, entre en su tramitación normal, que es lo que ocurrió con Noriega.

Con Noriega, el Juzgado de lo Mercantil está desbordado, pues son 2.437 acreedores con 14.790 créditos, de los que se han impugnado más de 200, y una deuda de 1.158,4 millones. La crisis del grupo Sánchez-Ramade ha provocado, además, la venta de la división tecnológica (Diasa y Diasoft) y el preacuerdo de venta de los cines Cinesur.

Fuentes del sector señalaron que la deuda de Urende, aunque ronda los 180 millones, es en su mayor parte hipotecaria. Los últimos datos sobre Urende, publicados en mayo por Andalucía Económica, le atribuyen al cierre de 2010 una facturación de 205 millones y 1.200 trabajadores.

La compañía informó el pasado miércoles a sus directivos y la situación trascendió a los trabajadores. Urende ha sostenido en todo momento que su intención es dar continuidad a su negocio, y no ha fallado en el pago de las nóminas. Cerró sus centros de Madrid, y algunos de Andalucía, trasladando a la plantilla a otros establecimientos (en Córdoba, el personal de Las Quemadas pasó al de avenida del Aeropuerto).

Fuentes sindicales estimaron en una veintena el número de tiendas (eran 26 en el ejercicio 2010) con una plantilla de 850 trabajadores, de los que 190 están en Córdoba.

Urende cuenta, además, con un centro logístico y varios almacenes Ureca. El secretario general de Sindicato de Comercio de CCOO, Jesús García, dijo que la situación se ha notificado a los delegados sindicales, que han pedido formalmente información, pues se desconoce si la empresa tiene intención de presentar un ERE.

Otras fuentes sindicales opinaron que la situación de la plantilla es "insostenible", pues los establecimientos se van quedando "con los lineales vacíos", ya que los proveedores están dejando de servir, y apenas hay actividad.

  • 1