Local

Uribe cede ante las FARC y ofrece un canje ilimitado de rehenes por presos

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, autorizó la excarcelación de rebeldes de las FARC a cambio de la puesta en libertad de los rehenes de la guerrilla, entre ellos la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt. Los rumores sobre el estado de salud de la ex candidata presidencial preocupan.

el 15 sep 2009 / 02:25 h.

TAGS:

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, autorizó la excarcelación de rebeldes de las FARC a cambio de la puesta en libertad de los rehenes de la guerrilla, entre ellos la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt. Los rumores sobre el estado de salud de la ex candidata presidencial preocupan a la población colombiana.

La decisión está contenida en un decreto que el gobernante firmó ayer y que, según el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, se constituye en "un mecanismo expedito e inmediato para el acuerdo humanitario". "Básicamente consiste en que el único requisito para que se realice el acuerdo humanitario sea la liberación de los secuestrados", explicó Restrepo en una conferencia con la prensa en la Casa de Nariño, la sede del Ejecutivo en Bogotá.

El funcionario dijo que sólo basta que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberen a la colombo-francesa Betancourt, a las otras 39 personas que mantienen en condición de canjeables o las demás secuestradas, más de 700, para que "un número singular o plural" de rebeldes presos sean excarcelados. Los insurgentes pueden estar imputados o condenados incluso por crímenes que no sean susceptibles de amnistía o indulto, destacó Restrepo, pero advirtió de que quienes quieran el beneficio de la suspensión condicional de la pena, o una alternativa, deberán dejar la lucha armada.

"Automáticamente deben comprometerse a un buen comportamiento y no volver a delinquir: es un compromiso que se mantiene, básico, propio del Estado de Derecho", aclaró el comisionado de Paz. Restrepo dijo que el decreto firmado por Uribe, el número 880 del 27 de marzo del 2008, tiene como fundamento un artículo legal del 2005, en virtud del cual el Ejecutivo da por entendido que se ha llegado a un acuerdo humanitario cuando el grupo armado ilegal ponga en libertad a secuestrados. Una vez que se produzca la liberación, el presidente o el alto comisionado para la Paz, por delegación del gobernante, enviará a las autoridades judiciales competentes los nombres de los presos que pueden recibir el beneficio de la suspensión condicional de la pena. La urgencia del caso es tal que, continuó el funcionario, el mismo decreto establece que por el interés superior de la paz, los nuevos procedimientos para el acuerdo se gestionarán de manera preferente.

Clamor popular. Las peticiones por la puesta en libertad de Íngrid Betancourt y los demás secuestrados por las FARC se incrementaron ayer en Colombia con los temores por la delicada salud de la ex candidata presidencial y de otros rehenes.

La nueva alerta por la salud de Betancourt, secuestrada desde febrero de 2002, la dio el jueves el Defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, al señalar que su estado es, "muy, muy delicado" y que padece leishmaniasis y hepatitis B. Ayer, un sacerdote de un caserío de la zona, Manuel Mancera, confirmó esta información y reveló también que la salud del ex parlamentario Oscar Tulio Lizcano, rehén desde de las FARC desde 2001, es igualmente muy grave.

  • 1