Deportes

Uruguay quiere volver a brillar

el 25 jun 2010 / 21:12 h.

La sorprendente selección uruguaya, con el peso de la historia y su presente de buen juego, se enfrenta al desafío de superar al incansable equipo de Corea del Sur para avanzar a los cuartos de final del Mundial, un logro por el que hace dos semanas nadie apostaba.


Los celestes llegaron al Mundial tras quedar quintos en las eliminatorias sudamericanas y necesitar de una repesca frente a Costa Rica para asegurarse el último boleto mundialista.
Pero, despojados de la tensión de jugar "al filo de la navaja" en las eliminatorias, en lo que va del Mundial apareció el mejor Uruguay de los últimos tiempos.


Como ha sido el fútbol uruguayo de toda la vida. Los celestes primero se plantan firmes en la defensa para tratar de asegurar el cero en su valla y, después, buscan aprovechar las oportunidades frente a la portería.


El portero Fernando Muslera no ha encajado goles (0-0 con Francia, victoria 3-0 frente a Sudáfrica y 1-0 frente a México).


El rendimiento defensivo, especialmente de los centrales Diego Lugano, Diego Godín y Mauricio Victorino ha sido alto, sacando de su área cuanto balón pasa cerca, algunas veces sin destino, pero siempre efectivos.


A ello se suman, dos "todoterrenos" en el centro como Diego Pérez y Egidio Arévalo Ríos, que comen y comen a sus rivales, sin empacho. Además, la estrella del equipo Diego Forlán, Balón de Oro en Europa hace dos temporadas, sigue en un buen momento y Luis Suárez, goleador en Holanda, ratifica su potencia y oportunismo.


Tabárez parece haber encontrado la mezcla justa entre defensa ordenada y oportunismo ofensivo. Al equipo todavía le falta creatividad en el centro, pero no es novedad porque fue su tendón de Aquiles durante las eliminatorias.


Aunque es cierto que los celestes no brillan, como han hecho casi siempre las selecciones uruguayas, quien quiera ver fútbol espectáculo debe ir a otro estadio, rinden y suman.
Por su parte, la selección de Corea del Sur tiene un juego de mucha velocidad, dinámica y un buen cambio de ritmo que va desgastando poco a poco al rival. Parece que nunca se cansan y, aún pecando en ocasiones de ingenuos, son muy aplicados en los marcajes individuales.


Los surcoreanos sorprendieron en el debut mundialista a Grecia (2-0) y luego cayeron con claridad frente a los pupilos de Diego Armando Maradona (1-4) pero, cuando tuvieron que "jugarse la ropa" frente a Nigeria no se amilanaron, dieron vuelta un marcador adverso, empataron y lograron el pase a los octavos de final.


Por el peso de la historia, y por las figuras de su plantilla Uruguay es la favorita. Para los celestes llegó el momento de confirmar si están en condiciones de soñar a lo grande en el Mundial. Ya no hay margen para los fallos.

  • 1