martes, 19 febrero 2019
15:12
, última actualización

Utrera verá procesionar el paso restaurado de María Auxiliadora

La recuperación de esta pieza, que cumple ahora 100 años, ha sido posible tras más de una década de esfuerzos.

el 22 may 2010 / 18:48 h.

Han sido dos intensos años de restauración que han mantenido a María Auxiliadora sin su tradicional paso. Ahora, los trabajos llegan a su fin y mañana lunes, 24 de mayo, Utrera podrá contemplar en la calle esta joya que se encuentra a punto de cumplir su primer centenario de vida. De hecho, acaban de finalizar las labores, que han estado a cargo del dorador y restaurador sevillano Enrique Castellanos Luque.

Han sido prácticamente 11 años los que la comunidad salesiana, con la asociación de María Auxiliadora (ADMA) a la cabeza, han estado inmersos en el proyecto de rehabilitación de estas andas procesionales, "de gran calidad artística, con una talla muy buena y una línea muy cuidada, habiendo muy pocas hermandades de gloria que tengan un paso de estas características", señaló Castellanos.

La presidenta de la ADMA, Encarnación Alé, explicó que la preocupación por la restauración de dicho trono se remonta a 1999, cuando Enrique Vargas era director del colegio salesiano de Utrera. Así, "el mismo día que la junta de gobierno tomó posesión del cargo, nos dijo que nuestro primer objetivo de trabajo debía ser conseguir realizar este proyecto". Y en ello se pusieron.

Para lograrlo, realizaron multitud de actividades con las que conseguir fondos, siendo una de las ayudas más destacadas de los dos primeros años la que llegó de la mano del salesiano Antonio Martín Notario. "Él conoce a mucha gente y tiene muchos antiguos alumnos por toda España y se dedicó a escribirles y a pedirles que ayudasen a la restauración del paso", siendo posible con dicha colaboración afrontar la rehabilitación de las ánforas, respiraderos, candelabros de guardabrisa y la sobrepeana de la Virgen.

Con los recursos agotados y el proyecto parado, nuevos esfuerzos y colaboraciones llegaron para seguir acometiendo los trabajos necesarios. Así, a los 10.000 euros aportados por Cajasur hubo que sumar los beneficios obtenidos en campañas como ‘El alfiler de la Virgen' y ‘Los paños de María Auxiliadora', entre otros.

Fue en 2008, ya con Carmelo Pulido al frente de la Casa salesiana, cuando Enrique Castellanos se dedicó a la canastilla y sobrecanastilla del paso. Junto a él también han estado trabajando sobre el trono procesional los tallista y carpintero, Francisco Verdugo Rodrigo y Francisco Bailac González, respectivamente.

Como recoge la crónica redactada por la secretaria de la ADMA durante las visitas al taller de restauración, ésta ha sido la fase más compleja. Y es que, tras analizar el paso, "se ha visto que el estado de la madera -de pino- era mucho peor de lo previsto", explicó Castellanos, ya que pre

sentaba "numerosos puntos de ataque de carcoma, lo que había debilitado bastantes zonas de la talla de la madera, así como la estructura de la canastilla". A ello se unía que la citada canastilla está creada "en una sola pieza, con lo que no se puede trabajar como en otros pasos, sino que era necesario hacerlo en un bloque conjunto", indicó el restaurador.

Ahora es Fernando Báñez quien se encuentra de director en el colegio. Bajo su mandato, ha visto realizar esta última fase, entre cuyas labores han estado la eliminación de la preparación antigua, "que mostraba cuantiosos problemas" para, posteriormente, "consolidar las partes que tenían ataques de insectos".

Asimismo, todas las piezas de madera que conforman la canastilla, a modo de listones longitudinales, estaban "muy abiertos", al tratarse de un material ya muy seco debido a su siglo de antigüedad, por lo que "ha sido necesario volver a encolarlas todas, una a una, para que no sufran las partes que se encuentran alrededor de las zonas a tratar".

Una vez aplicada la cola, han tenido que poner tiras de tela en las uniones de la madera, para absorber los movimientos habituales de contracción y dilatación, tras lo que "se emplea el estuco -también conocido como yeso- y se prepara la superficie para aplicar el oro". Junto a ello, el restaurador también ha intervenido los ángeles y querubines que porta la canastilla, así como en las pinturas que también presenta el paso.

Además, el paso ha estrenado una parihuela de madera, que vino a sustituir a otra metálica de fecha anterior que podía producirle problemas a la talla.

Ahora, las preciosas andas procesionales volverán a lucir espléndidas por las calles de Utrera, en vísperas del centenario de su creación -fueron adquiridas en 1912, con un coste de 5.000 pesetas de la época-, y justo cuando la imagen de María Auxiliadora que preside la capilla del Carmen conmemora el 125º aniversario de su llegada a la ciudad.


-->-->--> -->-->-->

  • 1