Valderas: “Maíllo va a tener una fortaleza que la hubiera querido yo en el 2000”

El coordinador regional de IU, Diego Valderas, entrega hoy el testigo después de 13 años liderando la coalición y se despide pidiendo “cohesión y unidad” en torno a la nueva dirección.

el 14 jun 2013 / 13:18 h.

valderas Diego Valderas se va pero no se va. La 19ª asamblea regional de IU ha sido definida por la dirección saliente como “histórica” porque se produce cuando la coalición se encuentra cogobernando Andalucía con los socialistas, y porque será testigo del relevo en la coordinación regional. Valderas abandona hoy la dirección de la federación de izquierdas después de 13 años, pero seguirá ostentando el cargo de vicepresidente de la Junta, sentado en el escaño entre Griñán y la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, y por lo tanto seguirá siendo interlocutor de su formación con los socios de Gobierno. Preguntado esta mañana sobre si aspira a ser candidato de IU a las próximas autonómicas, Valderas ha respondido que tiene “fortaleza, ilusión y capacidad para ser candidato”, pero que en este momento deja en manos de la militancia esa decisión para la que todavía quedan tres años. “El tiempo para decidir eso será después de las municipales. En tres años pueden darse muchos cambios, puede incluso que no haya rey”, ha bromeado. Desde la organización de izquierdas, al relevo de la dirección de IU se le está queriendo dar una lectura esperanzadora y estratégica: “ahora se abre un nuevo tiempo político”. Para liderar esta nueva etapa, la candidatura más solida, en principio, parece ser la de Antonio Maíllo, actual responsable del área institucional de IU y director general de Administración Local de la Junta. Valderas ha dado esta mañana su última rueda de prensa como coordinador regional y cuando se le ha cuestionado sobre las “debilidades” de Maíllo como nuevo líder de IU, éste ha respondido con seguridad: “Maíllo va a tener una fortaleza que ya hubiera querido yo en el año 2000. Viene con la novedad, con la renovación y los nuevos rostros. Yo aspiré a eso, pero llegué demasiado temprano”, ha dicho. Maíllo es un rostro nuevo que ha concitado los apoyos de casi todos los sectores de la coalición, es una persona de diálogo y consenso, pero los más críticos le ven algunos hándicap como candidato: No está en el Parlamento, donde se encuentra la acción política más visible; previsiblemente dejará de estar en el Gobierno andaluz, porque abandonará su puesto en la consejería de Valderas cuando tome posesión el domingo; tampoco es candidato a la Junta y es un rostro desconocido para la ciudadanía, que además ahora tendrá que acostumbrarse a ver varias caras simultáneas hablando en nombre de IU (Valderas ha sido 13 años coordinador regional y cuando fue nombrado vicepresidente de la Junta su grado de conocimiento entre los andaluces rondaba el 60%). Maíllo deberá coordinar su acción política con muchas voces: la del propio Valderas, con quien tiene una enorme sintonía, la del grupo parlamentario de IU y la de las distintas facciones de la coalición que suelen manifestarse a veces con armonía y a veces sin ella. El líder saliente ha explicado hoy que esta situación forma parte de la estrategia, que se trata de “poner el proyecto por encima de las personas”. Valderas también ha aprovechado para ir despidiéndose, incluso con un tono emotivo se ha mostrado dolido, por primera vez en tantos años, por aquellos que han venido cuestionando su capacidad política por el hecho de no tener estudios universitarios. “Yo me he educado en la universidad de la vida. Después de estos últimos 13 años de gestión en IU, ¿quién tiene una carrera universitaria más fuerte que la de este coordinador? Se han dicho cosas… A veces ha habido maldad… He conocido a muchos universitarios que no tenían nivel y a muchos jornaleros que tenían un nivel magnífico”, ha manifestado. Valderas presentará su informe de gestión esta tarde, que será votado por los 660 delegados que participan en el congreso (550 elegidos por asambleas provinciales). Las corrientes que integran IU en estos momentos son el PCA, la facción con más poder orgánico, que representa entre el 49 y el 50%; los llamados Independientes, militantes de IU pero no del PCA (38%), la CUT (11%) que lidera el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, e Izquierda Abierta (2, 2,5%). La CUT previsiblemente presentará una candidatura alternativa a la oficialista de Maíllo, que estará encabezada por la portavoz de IU en el Ayuntamiento de Carmona (Sevilla), Encarnación Milla.

  • 1